Más de 24.000 alumnos de primer año arrancaron la secundaria en la Ciudad

Sociedad
Lectura

Por tercer año consecutivo, los alumnos que empiezan la secundaria en las escuelas públicas porteñas arrancaron a cursar dos semanas antes que el resto. Este año fueron más de 24.000 los

chicos que en pleno febrero, y con el sol a pleno, empezaron este lunes el “curso de articulación” con la escuela primaria, que es obligatorio y tiene por objetivo reducir la repitencia y el abandono.

Desde el gobierno de la Ciudad, explicaron que este curso hace hincapié en contenidos de Lengua, Matemática y Metodología del Estudio a través de tres cuadernos (uno por cada asignación) que contienen las tareas sobre cada materia. Además, este año también agregaron un cuadernillo sobre Educación Sexual Integral.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

El pasaje de primaria a secundaria es un momento de quiebre en el recorrido escolar. Para los especialistas, resulta clave acompañar a los estudiantes en ese pasaje, atravesado por una fuerte carga emocional (miedos, inseguridades) y ritos de iniciación, como los nuevos grupos y modos de sociabilidad, así como distintos modos de vincularse con la autoridad. El curso busca abordar estas cuestiones.

"En el curso se repasan contenidos que los chicos ya vienen aprendiendo en la primaria pero que es importante volver a tenerlos frescos para empezar el nuevo ciclo. También sirve para aprender a estudiar de otra manera", dijo la ministra de Educación porteña Soledad Acuña.

Una vez terminado el curso, el docente completa una ficha de evaluación por cada estudiante que permite a las autoridades armar su punto de partida, así como del grupo en general. Por ejemplo, en Matemática, el docente evaluará, entre otros ítems, si el estudiante puede analizar y comprender la información, si busca caminos propios de aprendizaje para proponer soluciones, si encara con creatividad e iniciativa los problemas propuestos, entre otros ítems.

En Lengua y Literatura, se evalúa si el alumno fundamenta sus interpretaciones de acuerdo al texto leído; y en Metodología de Estudio, si lee y comprende textos, si utiliza técnica de trabajo intelectual, elabora resúmenes o hace fichas conceptuales, entre otras cosas.

De acuerdo gobierno de la Ciudad, desde que se implementó este curso de articulación, la repitencia en primer año fue disminuyendo, del 19,6% en el 2016 a 17,9 % en 2018. El curso arrancó este lunes y termina el 27 de febrero.

RB