El etiquetado frontal podría salir antes de fin de año

Sociedad
Lectura

En 2017, cuando asumió como ministro de Salud -desde el año pasado quedó al mando de la Secretaría, que quedó bajo la égida de Desarrollo Social- Adolfo Rubinstein planteó el descenso

de las tasas de obesidad infantil como una de las prioridades de su gestión. Ahora, a la luz de los primeros datos de la última edición de la Encuesta Nacional de Factores de Riesgo subraya que los más trascendente es que "sigue aumentando de manera muy preocupante la obesidad y la diabetes".

En diálogo con Clarín, afirma que pese a que se trata de un fenómeno global que excede a la Argentina, la situación local es una de las más preocupantes de la región, sobre todo en lo vinculado a obesidad. "Es una epidemia relativamente nueva en términos históricos, no tiene más de 30 años y está imparable. Tenemos que tener políticas públicas que conduzcan al menos a detenerla", apunta. En ese sentido, destaca medidas que se han tomado en los últimos 10 años (normas para reducir el consumo de sal, la eliminación de las grasas trans en los alimentos de origen industrial, por ejemplo) y las más recientes, como la resolución conjunta con el Ministerio de Educación para la promoción de entornos escolares saludables, publicada el mes pasado.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

"Ahora estamos trabajando mucho en políticas de promoción de etiquetado frontal para conocer qué es lo que estamos comiendo y cuáles alimentos tienen exceso de nutrientes", afirma sobre el proceso que llevan adelante con el Ministerio de Producción y que, espera, "esté terminado antes de fin de año".

"El modelo que estamos trabajando es para Argentina, pero compatible con Mercosur. Recogerá muchas de las experiencias internacionales y entendemos que va a ser efectivo para promover la compra de alimentos más saludables", señaló sin dar detalles. No obstante, descartó que se vaya a implementar a nivel local el sistema de advertencia de sellos u octógonos negros, que indica en el frente del envase si un alimento o bebida es alto en azúcares, sodio o grasas saturadas. Conocido como el "modelo chileno", también se inclinaron por ese sistema -resistido por la industria alimenticia- países de la región como Perú y Uruguay. Rubinstein dijo que el etiquetado local "incorporará algunas cosas de ese sistema y de otros que también han demostrado ser exitosos".

Destacó que la estrategia de etiquetado frontal, como la promoción de entornos escolares saludables, la búsqueda de un mejoramiento de los planes alimentarios, y las campañas de sensibilización de la sociedad sobre el problema de la obesidad, se están realizando a nivel interministerial e intersectorial para "al menos, empezar a detener, cambiar la pendiente de la epidemia", que afecta principalmente a niños y adultos de niveles socieconómicos más bajos "por la mala calidad nutricional de sus dietas", que se empobrece aún más en un contexto de crisis económica como la actual. En el marco de esta coyuntura, el objetivo de programas y campañas estará puesto en "cómo hacer que la calidad nutricional de los programas alimentarios y de la compra de alimentos esté más compuesta por alimentos frescos y no procesados de bajo valor nutricional, como pueden ser harinas", indicó.