Francia advierte por el ibuprofeno y pide un estudio en toda Europa por sus riesgos

Sociedad
Lectura

La agencia francesa del medicamento lanzó una advertencia a médicos y pacientes por los riesgos que constataron en el uso de dos fármacos, ibuprofeno y ketoprofeno, ambos antiinflamatorios no esteroideos que

producen efectos analgésicos. A raíz de un estudio de 2018, en el organismo aseguraron que la ingesta de estos medicamentos podría haber agravado algunas de las infecciones para las que se los había administrado, por lo que encargaron una investigación en toda Europa.

El tema no es menor: después del paracetamol, en Francia, al menos, el ibuprofeno es el analgésico más usado para lo que los expertos llaman “primer nivel de gravedad”, informó la agencia EFE.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

El estudio se llevó adelante en los centros regionales de Tours y Marsella de la Agencia Nacional de Seguridad del Medicamento y de los Productos Sanitarios (ANSM). La conclusión fue que hay una serie de infecciones, en particular causadas por estreptococo, que podrían empeorar tras la toma de estos dos medicamentos.

Las complicaciones se observaron luego de lapsos de tratamiento muy breves (de dos a tres días), cuando el ibuprofeno o el ketoprofeno se habían recetado (o utilizado en forma automedicada) frente a fiebre, problemas cutáneos benignos de aspecto inflamatorio, afecciones respiratorias o del sistema otorrinolaringológico.

En total, de los casos estudiados (que se remontan a un período prolongado iniciado en 2000), los investigadores franceses analizaron 337 casos de complicaciones infecciosas con ibuprofeno y 49 con ketoprofeno, que tuvieron un carácter severo y estuvieron en el origen de hospitalizaciones, secuelas e incluso muertes.

Por esto, la agencia sanitaria francesa pidió que se lleve a cabo un análisis junto con sus pares europeas, porque las autorizaciones de los medicamentos se hacen para toda Europa, no sólo para Francia, y que es en esa escala en la que se tiene que hacer una reevaluación de la relación riesgo-beneficio de esos productos.

En Argentina, Carlos González Malla, médico de planta del Servicio de Clínica Médica del Hospital Alemán, explicó que “también estamos al tanto del riesgo de infecciones, pero esto ocurre con cualquier antiinflamatorio. Porque el efecto de estos fármacos es disminuir la respuesta inicial que el cuerpo tiene contra la infección, o sea, la defensa natural. Ocurre que, para actuar, el medicamento tiene que inhibir la inflamación, que es lo que a uno lo hace sentir mal. Y aunque uno finalmente se sienta bien, el remedio disminuyó la defensa natural del cuerpo”.

Agregó que "Francia está estudiando esto desde hace tiempo; lo sabemos porque hay varias publicaciones... lo interesante es que se ocuparon bastante del consumo de antiinflamatorios en chicos: más del 70% había sido por automedicación. La venta de ibuprofeno es una de las que más millones de dólares mueve en el mundo”, agregó el experto y remarcó que “lo que más preocupa en el uso de antiinflamatorios es la gente que se medica durante mucho tiempo, a largo plazo, porque aumentan el riesgo cardiovascular, el riesgo de úlceras y de hemorragias digestivas”.

El médico explicó que “lamentablemente no hay datos precisos sobre el consumo de fármacos de venta libre en Argentina. Como el ibuprofeno se vende hasta en los kioscos, no hay mucho modo de controlar y las compañías farmacéuticas no liberan los datos fácilmente".

Al respecto del consumo de ibuprofeno en el país, Jimena Worcel, directora médica de la Cámara Argentina de Medicamentos de Venta Libre, aclaró que “en Argentina, el ibuprofeno es de venta libre hasta un máximo de 400 miligramos por cápsula. En cambio, el ketoprofeno, un medicamento fuerte, generalmente usado para postoperatorios, no es de venta libre”.

Worcel señaló que, si bien no tienen datos precisos, “desde la aparición del ibuprofeno de venta libre en el mercado argentino disminuyó mucho el uso de aspirinas; digamos que de a poco se fue sustituyendo. Pero desde las entidades que hacen investigación de toxicología de consumo irresponsable o farmacovigilancia, que son los referentes que podrían detectar problemas, no nos ha llegado el dato de que en Argentina haya una situación de riesgo frente al ibuprofeno, puntualmente”.

¿Qué recomiendan los expertos? Para González Malla, “lo mejor es no tomar antiinflamatorios innecesariamente, cuando los síntomas podrían mejorar solos. El segundo consejo es priorizar el paracetamol porque tiene menos efectos adversos: no conlleva estos riesgos de hemorragias digestivas y ni con las infecciones”.

En la misma línea se pronunció la ANSM, que mientras lleva adelante su investigación emitió una serie de recomendaciones, incluyendo la sugerencia de privilegiar el paracetamol frente a otros antiinflamatorios.

En cuanto a las “reglas de buen uso” del ibuprofeno y el ketoprofeno, apuntaron que hay que consumir la dosis mínima eficaz, durante la duración más corta, detener el tratamiento en cuanto desaparezcan los síntomas, no prolongarlo más de tres días en caso de fiebre, ni más de cinco, si hay dolor.