Consoladores medicinales: el uso terapéutico del "tutor" de silicona

Sociedad
Lectura

Así como hay una marihuana con propiedades terapéuticas, está médicamente comprobado que el consolador -de ahora en más, “tutor”- resulta importante en casos de enfermedades vaginales. En Buenos Aires fue obra

de una profesional del Hospital Italiano, pionera de una práctica un tanto heterodoxa. Lo raro, lo curioso, lo interesante, es que la prescripción médica hace que las pacientes deban ir a comprar su "remedio"... a un sex shop.

“Yo suelo derivar a lo de Elizabeth”, dice la licenciada María Inés Martí, y lo dice con apabullante naturalidad. Ahora, después de 36 años de servicio, ella ocupa un cargo honorario en el Italiano. Es kinesióloga y fisiatra.

Y Elizabeth es la dueña de Espacio de placer, un sex shop palermitano.

Los pacientes son derivados a sex shop que cumplen la función que no se animan a cumplir las farmacias. Foto German García Adrasti

Los pacientes son derivados a sex shop que cumplen la función que no se animan a cumplir las farmacias. Foto German García Adrasti

Newsletters Clarín
Lo más leído del día | Enterate de que se habló hoy para no quedarte afuera del mundo

Lo más leído del día | Enterate de que se habló hoy para no quedarte afuera del mundo

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Sex shops convertidos en farmacias, y farmacias que pese a una práctica medicinal no se animan a vender “tutores” para tratar casos como vaginitis. Ahora, en su consultorio, Inés despliega una serie de distintos tamaños y colores. Como si nunca se hubiera cruzado con un periodista, admite sentir cierto pudor por un hallazgo que pronto la volverá protagonista exclusiva de un documental.

Es duro ser innovador, visionario.

“¡¿En farmacias?! Naaa, todavía nos da cierta vergüenza comprar profilácticos, imaginate ir a Farmacity para pedir un tutor...”

Ella es experta en piso pélvico, una estructura muscular que se encuentra en la parte baja de la pelvis y sostiene útero, vagina, vejiga, uretra, ano y recto.

“Te cuento: en el hospital tenemos la modalidad de ateneos interdisciplinarios en los que se dirimen distintos casos. No puedo precisar exactamente, pero en 2005 se planteó un problema con diagnóstico de vulvodinia (molestia o dolor crónico en la zona que rodea la abertura de la vagina) y a la par me derivan dos mujeres con diagnóstico de vaginismo primario. En el primer caso utilicé la técnica de expansión con una aparatología frecuente en estos tratamientos. Sin embargo, ese fue el disparador para decidir el uso de tutores o dilatadores comúnmente conocidos como consoladores. Enseguida reconocí que este recurso era el más adecuado para lograr plasticidad, elasticidad… Así empecé a desarrollar la práctica utilizando distintos modelos, de acuerdo a las necesidades”.

Inés -como la llaman todos- ingresó en los servicios de Urología y Ginecología del Italiano como kinesióloga. No fue ella sola la que lo hizo posible. Pide que nombremos a a otros profesionales de Italiano como Juan Carlos Tejerizo y Claudia Marchitelli, actual jefa de Ginecología del hospital.

“Si la vagina tiene mucho tono muscular puede que hasta sientas dolor e imposibilidad de mantener relaciones sexuales. Un músculo adecuado es el que tiene la posibilidad de estirarse y contraerse armónicamente a demanda. No tener ni un cascote ni un músculo demasiado soft. La rehabilitación implica tener una buena capacidad de relajación. El problema es que hay muchísima gente que viene a verme por una incontinencia urinaria y en realidad, tras un tacto vaginal, resulta que también dicen tener dolor durante la penetración o peor, que tienen la imposibilidad absoluta de penetración. Esto también se da por casos de abuso".

"Mujeres que dicen tener dolor durante la penetración o peor, que tienen la imposibilidad absoluta de penetración. Esto también se da por casos de abuso".

"Mujeres que dicen tener dolor durante la penetración o peor, que tienen la imposibilidad absoluta de penetración. Esto también se da por casos de abuso".

-Antes de que vos empezaras con esto, las mujeres creían que el dolor era culpa de la pareja...

-Hoy mismo no se pregunta nada. Importa si el paciente orina bien. Pero ocurría que el paciente se refería al dolor en las relaciones sexuales y así, solapadamente, empecé a ver qué se podía hacer desde el punto de vista de la musculatura, es decir, desde la kinesiología. Arranqué con los tutores y con una ejercitación muy direccionada. Cuando tengo que hacer un tacto veo cómo está el tono muscular de la vagina y me doy cuenta enseguida. Al principio me servía usar técnicas de electroestimulación. Luego me entero que en España se venden unos kits con diferentes conitos que tampoco tiene relación con la realidad de los hechos: la realidad es que la vagina admite en la penetración un pene con un glande que no tiene nada qué ver con la forma de un cono. Empiezo a preguntarme cuál es la forma contraria a la de una vagina: un tutor, un dilatador. Al paciente nunca le hablo de consolador.

-¿Y cuándo ven lo que les estás mostrando...?

-En principio, llegan derivados por otro médico y mi equipo tiene la suficiente cintura como para encarar el tema. Por supuesto que muchas dicen “Oh, no” “¡Cómo voy a hacer para comprarlo!” Yo les explico que están contenidas y para mí es importante que el sex shop esté atendido por una mujer.

-¿Hacés recetas para que el paciente vaya a un sex shop?

-Sí, igual el paciente tiene una red de contención muy importante para que todo sea completamente natural. Yo siempre receto tutores que no tengan firuletes o pilas. Sé que en Salta, San Luis, Mendoza o La Pampa también se usa esta técnica. Todos estos profesionales vinieron después que yo, y no porque yo sea una genia sino porque soy una mujer grande que simplemente empezó antes.

-¿Les enseñás a usarlo?

-Por supuesto. La mujer no usa el tutor hasta que yo no le explico cómo. Y el paciente luego viene con su tutor y trabajamos con él en varias sesiones.

-¿Hay que ir cambiando de tamaño?

-Seguramente. Y la paciente está dada de alta cuando puede tener relaciones sin ningún tipo de dolor. Hasta lograrlo puede que haya usado de uno a tres tutores.

-La mejor noticia que podés recibir es…

-La mejor noticia es cuando me mandan una ecografía con un embarazo confirmado porque pudieron tener relaciones.

La licenciada Martí y su equipo explican cómo usar los distintos tamaños de "tutor". Después de algunas sesiones se pueden curar casos de vaginitis.Foto German García Adrasti

La licenciada Martí y su equipo explican cómo usar los distintos tamaños de "tutor". Después de algunas sesiones se pueden curar casos de vaginitis.Foto German García Adrasti

¿Y cuándo te dicen que el tutor ya cumple una función recreativa...?

-No, no, no, a mí no me interesa eso.

-¿Y si te dicen que disfrutan con el tutor?

-A ver, si yo le coloco un espéculo al paciente no va a disfrutar porque es una cosa molesta. Si yo le coloco un tutor, la paciente se irá elastizando, pero el orgasmo no es vaginal sino clitoridiano. Lo importante es que el paciente pueda tener una vida sexual placentera.

-¿El pene no sirve en estos tratamientos?

-No. Pensá una situación de calentura y ella diciendo: “Ahora un milímetro más, un milímetro menos..." "Pará, pará que me molesta...” Sería frustrante para la pareja y además ella se moriría de miedo. El tutor sirve para introducir milimétricamente.

-¿La receta que entregás qué dice?

-Modelo del tutor, tamaño, material de silicona y vaselina en cantidades adecuadas para realizar las maniobras correspondientes. Nada se puede improvisar. Primero todo se hace con un profesional. Hay gente que tiene una piel muy delicada y puede hacer una fisura, por ejemplo, en la horquilla de la vagina.

-¿Sentís que le salvaste la sexualidad a mucha gente? ¿Considerás que tu método es revolucionario?

-Para dedicarte a la salud hay que tener una personalidad particular, ser firme y dar contención. Para mí es muy positivo lo que hago y me siento reconocida. Pensás que existen mujeres que no tienen pareja porque directamente le temen a las relaciones sexuales.

-¿Para qué otras enfermedades sirven los tutores o consoladores?

-Para pacientes que hayan tenido que reconstruir vaginas a nivel quirúrgico. El tutor evita que durante el período de cicatrización las paredes de la vagina se pegoteen.

-¿Por qué se reconstruye una vagina?

-Una paciente que tiene una malformación congénita necesita que se reconstruya una vagina. Nunca tuve pacientes, me hubiera encantado, que hayan cambiado de género y necesiten una reconstrucción vaginal. Todavía no se me dio.