Muerte súbita: un hombre de 37 años falleció en un gimnasio de un hotel 5 estrellas

Sociedad
Lectura

La muerte súbita de un hombre de 37 años mientras hacía ejercicios en un hotel cinco estrellas de Salta, el viernes último, disparó un nuevo revuelo respecto de la recurrente carencia

de controles cardiológicos en personas jóvenes, así como de la pericia que deberían tener quienes atienden espacios de este tipo para actuar expeditivamente frente a emergencias. Es que, precisamente, corre el rumor de que en este caso puntual no se usó el desfibrilador disponible en el gimnasio, lo que podría haberle salvado la vida al hombre.

Así lo afirmó en un tuit Sebastián Schanz, ex presidente de la Sociedad de Cardiología de Salta, quien dijo que “murió súbitamente una persona joven en el gimnasio de un hotel 5 estrellas de Salta. A pesar de tener un desfibrilador, no se usó. ¿No estaban entrenados? Qué tristeza”.

El hotel Alejandro I, donde murió un huésped. (wwww.alejandro1hotel.com.ar)

El hotel Alejandro I, donde murió un huésped. (wwww.alejandro1hotel.com.ar)

El hotel es el Alejandro I, un reconocido 5 estrellas de la capital salteña. Según informó El Tribuno, el hombre, que se desvaneció mientras hacía su rutina deportiva, fue identificado como Patricio Bixquert. "Por respeto a la familia de la víctima preferimos no hablar", dijo una vocera del hotel al medio salteño, que confirmó que hay un cardiodesfibrilador en ese lujoso alojamiento. El subsecretario de Habilitaciones de la municipalidad, de Salta, Claudio Mohr, detalló que los gimnasios en esa ciudad no están obligados a tener desfibriladores, pero que "la normativa alcanza a los locales de gran afluencia y en este caso tenían un aparato porque le corresponde al hotel"

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Clarín se intentó comunicar con el hotel Alejandro I para averiguar si, en efecto, no se utilizó el cardiodesfibrilador. Sin embargo, personal de la recepción de ese establecimiento aclaró que carecen de un departamento de prensa o comunicación institucional y reiteraron que “por respeto a la familia”, no se pronunciarán en ningún sentido respecto de la muerte ocurrida en su gimnasio.

Según datos de la Sociedad Argentina de Cardiología (SAC), la muerte súbita representa la mitad de las muertes cardiovasculares y el 25% del total de las muertes en adultos. Cerca de la mitad de las veces puede ocurrir en personas sin enfermedad cardíaca conocida, como expresión de un primer episodio.

Información difundida por la SAC expresa que “el paro cardíaco de aparición súbita puede ser prevenido muchas veces mediante chequeos previos a la realización de actividades físicas competitivas o puede ser revertido con la utilización de desfibriladores automáticos”. Y, de hecho, “los factores que aumentan la probabilidad de sobrevida de una persona con un paro cardiorrespiratorio son la presencia de testigos, la edad baja del paciente y el tiempo breve hasta la intervención”. ¿Cuánto es ese tiempo? Menos de tres minutos desde el colapso hasta la desfibrilación.

Como informó Clarín en otras oportunidades, en Argentina existen casi 40 leyes nacionales o provinciales con las que se busca bajar el índice de 40.000 muertes súbitas anuales. Una de las más importantes, porque establecería la existencia de una red de prevención, es la 27.159, sancionada en julio de 2015, aunque llamativamente no está reglamentada todavía.