La FUBA, más dividida que nunca: cortocircuitos en la conducción de la izquierda y el kirchnerismo

Sociedad
Lectura

“El tema es la kirchnerización”, dijo, seguro de su hipótesis. A imagen y semejanza de su padre, Marcelo Ramal (conocido economista y dirigente del Partido Obrero), el que habla es uno

de los dos presidentes de la FUBA: Fernando Ramal. Este miércoles comenzó un congreso extraordinario con el que la Federación Universitaria de Buenos Aires busca afianzar su rol de liderazgo en las 13 facultades de la UBA. Dura una semana y habrá distintas actividades en las que se discutirán los principales temas que preocupan al estudiantado, y otros tantos de escala política y nacional. Todo terminará el 23 de mayo con una asamblea en la que intentarán consensuar definiciones para un plan de lucha universitario.

Y así, refiriéndose a la “kirchnerización”, el joven Ramal avizoró lo que se va consolidando como un futuro cantado para la mayor federación estudiantil del país: la ruptura del frente de unidad que, con dificultades, mantienen en pie la izquierda (el PO, el MST...) y agrupaciones afines al kirchnerismo (La Mella y La Cámpora).

Se habían unido con un norte claro: debilitar el poder de las agrupaciones alineadas al rector de la UBA, Alberto Barbieri (el Frente en Defensa de la Educación Pública, compuesto entre otras por Franja Morada, Nuevo Espacio, Nuevo Derecho, MDI, UES y Somos Fadu).

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Y lo lograron: en las elecciones de fines de 2018, el frente -presidido por La Mella y el PO- se quedó con los centros de estudiantes de 9 de las 13 facultades de la UBA. Con este triunfo, prácticamente se deshacían de una grieta.

Pero, siendo un año electoral, se dibuja otra. Cuando en algún momento (a fin de año o principios del que viene) las autoridades de la FUBA convoquen al congreso ordinario para elegir nuevas autoridades, “difícilmente haya unidad”, admitió Ramal, y matizó: “No puedo decir si se rompe o no. Somos partidos muy heterogéneos y tenemos posiciones muy distintas sobre varios temas”.

Eva Dimópulos representa a La Mella y también es presidente de la FUBA. En la charla con Clarín se notó su esfuerzo por mantener unidos los pedazos de un todo con amenaza de ruptura: “Venimos construyendo el frente de unidad. Tiene muchos debates políticos, pero venimos transitando bien las diferencias. El congreso que empezamos este miércoles es una expresión de la libertad y variedad política. Tenemos que usar eso como una ventaja”.

Una representación en el comienzo del Congreso extraordinario de la FUBA que se extenderá hasta el 23 de mayo.

Una representación en el comienzo del Congreso extraordinario de la FUBA que se extenderá hasta el 23 de mayo.

La joven admitió que “si va a haber diferencias en torno al escenario nacional… bueno, nosotros impulsamos un frente patriótico y el PO se ubica con el FIT, pero tenemos un punto común y es que queremos que pierda Macri. Las concepciones distintas que tenemos no tienen por qué ser un problema”.

¿Cuáles son esas concepciones distintas? A Ramal le gusta hablar de “fisionomías distintas”, y fue duro: “Nosotros no creemos que un recambio de gobierno armado por el Partido Justicialista, el Vaticano y Felipe Solá saquen de la crisis política a la Argentina. Hay sectores de la Federación que sí”.

Además, siguió, “Cristina cree que se pueden mezclar los pañuelos verdes y los celestes. Nosotros creemos que no. Tenemos también una posición tomada sobre el pago de la deuda externa. Y ya estuvimos teniendo diferencias sobre el tema Venezuela. Aunque hay consenso en rechazar lo que creemos que es un Golpe de Estado, hay diferencias. Nosotros estamos contra el Golpe, pero somos críticos de Maduro. Ellos son más chavistas”.

La tercera pata -alineada al Rectorado- no desapareció del mapa. Aunque no haya sido convocada a participar del congreso que se desarrolla esta semana, dirigen los centros de estudiantes de cuatro facultades: Ciencias Económicas, Derecho, Ingeniería y Odontología. Felipe Vega Terra, del llamado “reformismo”, reivindica el mandato de Francisco Strambini, vigente, en los papeles, hasta el 23 de junio. Es una larga historia que el año pasado llevó a una auténtica FUBA bicéfala, situación irregular que parece haberse acallado con el triunfo del PO y La Mella en 9 las nueve facultades que tienen hoy.

“Ellos dijeron ‘no nos importa lo que dice el estatuto, ni las reglas democráticas y convocaron a un congreso en el que eligieron autoridades, sin dejarnos participar. Es como si un presidente dejara de serlo porque perdió las elecciones de medio término. Y al tener dos presidentes, violan el estatuto permanentemente”, subrayó.

De uno u otro modo, la izquierda retiene la conducción de la FUBA casi de manera ininterrumpida desde 2001. Para Ramal, es una larga historia de amores y desamores en la que la alianza con otros sectores depende, en parte, de su grado de intransigencia respecto del poder de turno.

"Tiene que ver con la perspectiva política", dijo Ramal, y concluyó: "Ellos (el kirchnerismo) proyectan en la FUBA una unidad a nivel nacional, pero no es tal porque nuestra perspectiva es distinta. Lo de la federación tuvo que ver con una dinámica puntual. Tuvimos una política audaz juntándonos, pero nunca dejamos de expresar nuestras diferencias”.

PS