Científicos argentinos prueban que un test es más eficiente que el Pap para detectar el cáncer de cuello uterino

Sociedad
Lectura

El cáncer de cuello uterino es catalogado como “una de las amenazas más graves para la vida de las mujeres”. Lo causa la infección del virus del papiloma humano (VPH o

HPV en inglés), de transmisión sexual. En 2018, la Organización Mundial de la Salud (OMS) llamó a “poner fin al cáncer cérvicouterino”. Según cifras de la organización, más de 72 mil mujeres fueron diagnosticadas con cáncer cérvicouterino ese año en la región de las Américas y casi 34 mil fallecieron. Nuevas evidencias demuestran que el test de VPH, que se puede hacer con un automuestra, es más eficiente que el Pap para reducir el cáncer. Es la conclusión de un estudio realizado por una investigadora argentina y publicado en la revista especializada The Lancet en su edición Global Health.

Si bien es un cáncer casi totalmente prevenible, el mayor problema es la desigualdad que existe para acceder al tamizaje; es decir, al método de búsqueda de posibles rastros de la enfermedad. De hecho, su tasa de mortalidad es tres veces más alta en América Latina y el Caribe que en Norteamérica.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

“El cáncer cervicouterino es inadmisible en el siglo XXI: no tiene razón de ser. Se asemeja a enfermedades antiguas como el cólera -asegura Silvina Arrossi, investigadora del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y del Centro de Estudios de Estado y Sociedad (CEDES)-. Es el cáncer de la pobreza, de mujeres socialmente vulnerables, porque es el único que se puede prevenir de manera completa, incluso antes de que sea cáncer”.

Arrossi está involucrada, desde hace más de diez años, en el diseño de una política pública para prevenir esta enfermedad basada en el “test de VPH”. Hoy el método más extendido para detectar presencia de lesiones precancerosas es el Papanicolau: el estudio que, de manera generalmente anual, se realizan las mujeres en el consultorio ginecológico. Pero el test de VPH es una nueva tecnología para detectarlo, un método altamente sensible para hallar lesiones precancerosas. Además permite que las mujeres tomen sus propias muestras, sin recurrir al consultorio ginecológico.

El paper publicado por Arrossi y su equipo tiene los resultados de un proyecto implementado en la población de mujeres de Jujuy entre 2012 y 2014. El estudio reafirma la necesidad de que el test de VPH sea implementado a nivel nacional.

Otros especialistas consultados por Clarín coinciden en que este test es más eficaz que el Papanicolaou. "Sin embargo, no se puede aplicar masivamente porque es costoso", explicó Fernando Monge, presidente de Sociedad Argentina de Patología del Tracto Genital Inferior y Colposcopía. "Aún sigue siendo útil el Pap más la evaluación colposcópica para detectar esta enfermedad", continúa el experto.

Según Monge, el test de VPH, que es más efectivo, cuesta mucho más hacerlo porque se "necesitan aparatos especiales para realizar le devolución de la muestra". Se tarda un mes en dar resultados.

Se estima que el 80% de la población del mundo, hombres y mujeres, estará en contacto con el virus VPH en algún momento de su vida. Su prevalencia es alta en edades jóvenes, cercana al inicio de la actividad sexual. En la mayoría de los casos con la edad esa curva de la prevalencia desciende y el virus desaparece: la mayoría de las personas lo elimina a través de su sistema inmune de manera espontánea antes de los treinta años. Sin embargo, una parte de esa infección que las personas no logran eliminar, se vuelve persistente: esa persistencia, si no se trata en el transcurso de los años, puede producir una lesión y terminar en un cáncer cérvicouterino.

El test de VPH es el método más efectivo para diagnosticar la presencia del virus: se realiza a la población de mujeres de treinta años y más. Si la prueba da negativa, la mujer repite el test en cinco años. Si da positiva, se les hace entonces un Pap, para saber si además de estar infectada con el VPH, tiene una lesión precancerosa. Las mujeres positivas en el test de VPH, pero negativas en el Pap, tienen que volver a realizarse un test de VPH a los 18 meses.

“En Francia yo trabajé con el doctor Sankaranayananan, uno de los científicos que demostró la efectividad del test de VPH en un estudio randomizado implementando la prueba en India –cuenta Arrossi, científica repatriada en 2007-. Ese estudio demostró que, en la población en la que se aplicó el test, era efectivo para reducir la incidencia y la mortalidad del cáncer cérvicouterino”.

“El Pap tiene problemas intrínsecos en su operación. Es un test subjetivo, muy operador-dependiente, que necesita cuestiones ligadas al control de calidad que son muy difíciles de lograr en nuestro sistema de salud. El test de VPH, en cambio, tiene una sensibilidad superior al 95%. Es un test objetivo, porque tiene un procesamiento automático. Una máquina que detecta si está presente el DNA del virus oncogénico o no”, señala Arrossi.

En la implementación del test de VPH en Jujuy, además, se incluyó la posibilidad de que las mujeres puedan realizarse una autotoma del test. Ese trabajo ya se había reflejado en otro paper que el equipo de Arrossi publicó en The Lancet Global Health años atrás, en el que se realizó un estudio randomizado por cluster de base poblacional, para poder evaluar si la autotoma del test de VPH era aceptada por las mujeres y eso permitía aumentar la cobertura.

Monge explica que este test se toma con cepillito y una muestra. Y se lo puede hacer el mismo paciente sin la necesidad de ir a un ginecológico. "La muestra después analiza en un laboratorio y da un resultado positivo o negativo".

"Por eso este test es más costoso. Porque necesitás una aparato especial que tiene que leer la muestra y hay sólo dos marcas en el país que hacen esto", agrega.

DD