Denuncian que en Argentina se realiza el triple de las cesáreas recomendadas por la OMS

Sociedad
Lectura

En la Semana Internacional del Parto Respetado, organizaciones de la sociedad civil, profesionales de salud y especialistas de la Defensoría del Pueblo presentaron un informe para mostrar el crecimiento imparable de

las cesáreas en el país, que llegan al 60 % de los partos en el sector privado y al 30 % en el público, muy lejos del 15% recomendado por la Organización Mundial de la Salud. ¿La explicación? Un parto natural puede demorar muchas horas. El tiempo, parecería, sale caro.

La Asociación Francesa por el Parto Respetado (AFAR) tuvo la iniciativa en 2004 y desde entonces se replica en distintos países para mostrar si se cumplen los derechos vinculados al nacimiento. Ese año también, en Argentina, se sancionó la Ley 25.929, que defiende los derechos de las madres, las y los recién nacidos y sus familias al momento del trabajo de parto, parto y post parto.

En un panel en la Defensoría del Pueblo, este miércoles se presentó el informe audiovisual Tiempo de Parir, con números y estadísticas, realizado por las documentalistas Graciela Stuchlik y Yuruani Rodríguez, de la organización Parir y Nacer, Las cifras de cesárea en el sistema de salud en Argentina, formado por el sector público y el privado, son verdaderamente preocupantes. Pero lo que más llama la atención es lo que pasa en el sector privado: no sólo son alarmantes sino que no las dan a conocer.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De Lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

"La investigación surge porque según el Ministerio de Salud, el 43 % de las mujeres tiene sus partos en el sector privado, y ellos no tienen estadísticas discriminadas -explica Stuchlik a Clarín-. Los datos son alarmantes: según la OMS, el promedio debería ser el 15%, pero en el sector privado en Argentina llega al 60 % en el privado y 35% en el público... Lo más grave es que no hay control... Een la ciudad de Buenos Aires ni siquiera hay datos oficiales, aunque sabemos que hay centros privados en los que el 90 % de los partos son por cesárea. Las cifras más altas son las de Tucumán: el 91% de las cesáreas en el sector privado y 41 % en el público".

"Hay mujeres que reinvindican el parto respetado pero no se animan a ir a centros porque pueden ser lugares violentos, las instituciones están siendo expulsivas... les meten oxitocina a las mujeres, les inducen el parto, dejan a sus acompañantes afuera. La mujer pasa a ser objeto y no sujeto de derecho", asegura Stuchlik.

La causa, para los especialistas, es económica. Usar un servicio de salud es caro. "No hay tiempo para nada, ni para prepararse, ni para las horas de espera. Un parto puede ser muy largo y ya no hay infraestructuras para eso. Entonces se hacen las cesáreas, que son mucho más rápidas, pero sus consecuencias se ven en la lactancia, en la depresión post parto. Una cesárea bien hecha que puede salvar una vida no se duda, pero no siempre es así, es un mazazo a la función materna, y muchas veces se llega a una cesárea por manipulación. Por eso es tan importante la figura de la obstétrica en la sala de partos", dice

"No hay control en las obras sociales y prepagas. Como organización de Parir y Nacer armamos mesa de trabajo para seguir con la investigación porque esta es la punta del iceberg... y es una barbaridad. En Suecia, para dar un ejemplo, sólo el 11 % de los partos es por cesárea -asegura Stuchli-. La mujer tiene que ser respetada y cuidada. La mujer sale empoderada si su parto es respetado, el poder lo tiene que tener la mujer".

"Lo que denuncian los especliaelistas es que las cesáreas se están convirtiendo en lo habitual y el parto natural en lo excepcional y esto puede general daños físicos y psíquicos a las mujeres y los niños además de ser innecesario", dice a Clarín María Elena Naddeo, directora General de Niñez, Adolescencia, Género y Diversidad de la Defensoría.

"Apoyamos estas investigaciones porque son temas complejos que tienen que ver con la violencia obstétrica, con la falta de capacitación en de los equipos de salud, con la falta de adecuación en la infraestructura... Las mujeres tienen que poder dar a luz en lugares donde se pueda garantizar el parto vertical, que pueda estar acompañada durante el trabajo de parto, el parto y después, algo que no está garantizado en todo el sistema", explica Naddeo.

"Tiene que ver con desterrar prácticas invasivas, violatorias al derecho a la salud que ligan con el lucro y la ganancia por encima de las pautas de salud pública. Hay que visibilizar, concientizar y trabajar para que haya un cambio de prácticas en la salud pública, trabajar con la sociedad y trabajar con el movimiento de mujeres para que se rechacen las cesáreas innecesarias, para que se rechacen los mensajes que no son respetuosos de los derechos de las mujeres y de la legislación que vigente", concluye Naddeo.

Cuál es la diferencia entre un parto respetado y uno que no lo es

Cuál es la diferencia entre un parto respetado y uno que no lo es

La ley de Parto Respetado dice: "Toda mujer, en relación con el embarazo, el trabajo de parto, el parto y el postparto, tiene derecho a ser informada sobre las distintas intervenciones médicas que pudieren tener lugar durante esos procesos de manera que pueda optar libremente cuando existieren diferentes alternativas... Al parto natural, respetuoso de los tiempos biológico y psicológico, evitando prácticas invasivas y suministro de medicación que no estén justificados por el estado de salud de la parturienta o de la persona por nacer".

La ley también habla de la mujer como la "protagonista de su propio parto". Ese concepto es el que toma Unicef, que en el marco de la Semana de Parto Respetado, salió a decir que todavía hay elevado porcentaje de cesáreas, abuso de medicalización y patologización de los procesos naturales, y pide que "la experiencia parir/nacer sea un momento acompañado, cuidado, en lugar de ser tratado como una enfermedad".