El estado de Washington legaliza un método para convertir cuerpos humanos en abono

Sociedad
Lectura

El estado de Washington se convirtió en las últimas horas en pionera dentro de los Estados Unidos al permitir un método que convierte a los cuerpos humanos en abono. El gobernador

Jay Inslee firmó el martes una ley que autoriza el proceso de descomposición acelerado que convierte los cadáveres en tierra fértil en un mes.

Katrina Spade, fundadora y directora general de la empresa Recompose, fue quien llevó la idea al gobernador. Según reveló la creadora de ese método a la agencia EFE, si todos los residentes de Washington optaran por la recomposición tras la muerte, "salvaríamos más de medio millón de toneladas métricas de CO2 (dióxido de carbono) en tan sólo 10 años".

Katrina Spade, a la izquierda de la foto, mientras el gobernador Jay Inslee firma la nueva ley. (AP)

Katrina Spade, a la izquierda de la foto, mientras el gobernador Jay Inslee firma la nueva ley. (AP)

Newsletters Clarín
Planeta redes | Te contamos cuáles fueron las historias más compartidas en Facebook, y lo que fue tendencia en Twitter e Instagram.

Planeta redes | Te contamos cuáles fueron las historias más compartidas en Facebook, y lo que fue tendencia en Twitter e Instagram.

Todas las semanas.

Recibir newsletter

De acuerdo con Spade, esta cantidad de dióxido de carbono equivale a la energía requerida por 54.000 hogares en un año.

La nueva alternativa al entierro tradicional o a la cremación supone una opción más ecológica y óptima para el medio ambiente, convirtiendo los cuerpos en terreno fértil a partir de un cadáver. El cuerpo se introduce sin embalsamar en una cámara de compostaje junto con otros materiales orgánicos, produciendo 0,76 metros cúbicos de tierra fértil.

Spade, quien podría llevar a cabo el primer proyecto de funeraria urbana de reducción orgánica de los Estados Unidos, centró su tesis como estudiante en este proceso. Para ello se fijó en los agricultores que llevan décadas utilizando esta técnica para deshacerse del ganado.

Así, descubrió que el uso de astillas de madera, alfalfa y paja crean una mezcla de hidrógeno y carbono que acelera la descomposición natural de un cuerpo.

En 2017, Space lideró un proyecto piloto en el que fueron reducidos a suelo fértil 6 cuerpos en la universidad estatal de Washington. Se constató que el proceso duraba entre 4 y 7 semanas.

Katrina Spade, a la izquierda de la foto, mientras el gobernador Jay Inslee firma la nueva ley. (AP)

Katrina Spade, a la izquierda de la foto, mientras el gobernador Jay Inslee firma la nueva ley. (AP)

Los promotores de la ley dicen que esto supondrá un avance para el medio ambiente, ya que los cuerpos no ocuparían espacio, no se filtrarían sustancias químicas al suelo como ocurre en el entierro tradicional y se reduciría el proceso de liberación de dióxido de carbono en el aire durante la cremación.

El patrocinador de la medida, el senador demócrata Jamie Pedersen, dijo por su parte que eliminar los restos humanos con un bajo impacto ambiental "tiene sentido", especialmente en las zonas urbanas "más pobladas".

La denominada "reducción orgánica natural" tiene además un costo más bajo, con un promedio de 5.500 dólares frente a los 7.000 dólares de un entierro tradicional en EE.UU, según datos del 2017 de la Asociación Nacional de Funerarias. La ley entrará en vigor el 1 de mayo de 2020, momento en el que los residentes de Washington podrán elegir entre un entierro tradicional, ser cremados o convertirse en tierra fértil.

Junto con el "compost humano" se ha legalizado la hidrólisis alcalina, conocida también como cremación líquida, un proceso que convierte los cuerpos en líquido y hueso tras pasar por una máquina presurizada con agua, productos químicos y calor.

Agencia: EFE