"Recalculando" el Día del Padre: los que tuvieron que cambiar de planes por el apagón

Sociedad
Lectura

El apagón que dejó sin luz a gran parte del país no sólo afectó al transporte público e hizo que los cuartos oscuros de varias provincias terminaran haciendo honor a su

nombre. También impactó en la tradición de celebrar el Día del Padre el tercer domingo de junio. Muchos argentinos tuvieron que "recalcular" sobre la marcha, cambiar y hasta suspender el festejo. Aquí, dos historias de planes frustrados en un domingo fuera de lo común.

Una película apocalíptica

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

La intensa lluvia pegaba contra el parabrisas. Lo único que se oía era el ruido de las gotas golpeando el techo de su Mitsubishi outlander sport roja. Alberto Iriarte y su familia se dirigían desde la ciudad bonaerense de Henderson, donde viven, hasta Pehuajó para festejar el Día del Padre. Pero el apagón obligó a retomar en el medio de la ruta provincial 86 y regresar sus pagos. "Era como estar viviendo una película post apocalíptica", comenta. El paisaje, afectado por el apagón, era desolador.

Alberto cuenta que todos a su alrededor tuvieron que modificar su agenda. Que nadie en el pueblo atinaba a moverse de donde estaba. "No hay luz en ningún lado. La gente sale a la ruta con la nafta y buscando algún lugar para cargar, que hay pocos". Su situación, dice, fue de aislamiento total. "Tuvimos que volver porque era peligroso estar en la ruta y además estaba todo oscuro y no funcionaba ninguna señalización. Todos los semáforos estaban apagados". relató.

Según cuenta, en Henderson muchos vecinos tuvieron que pasar para la noche o directamente suspender el festejo del Día del Padre. "Tengo dos amigos que tenían que viajar hoy al interior del para pasar el día con su familia y no pudieron irse. Tuvieron que suspender todo", contó.

Otro problema para Alberto, y muchas de las familias que viven en la zona de Henderson, es la falta de combustible. "Acá muchas casas tienen grupo electrógenos, que funcionan con combustible. Pero todas las estaciones de servicios están cerradas y no se consigue combustible", asegura. Cuenta que su equipo electrógeno tiene cuatro libros y que va tener lugar hasta las cuatro de la tarde. "A partir de esa hora, el apagón va ser total", comenta.

Esto implica muchos inconveniente. Entre ellos, no menor, es qué hacer con la comida, preparada especialmente para hoy. "Es un problema muy grande, porque sin heladera toda esa comida se pudre y no se va poder comer a la noche", agrega.

¿Y cuál es la solución? "Y la solución es quedarse en casa, no salir, gastar lo mínimo de energía, esperar que no se corte el agua, y rezar para que la situación se normalice más tarde. Sino... que Dios nos ayude", sentencia Alberto.

Tarde de juegos

El plan se repetía desde hace 5 años, pero este año el apagó fue más fuerte y rompió la tradición. Ricardo Prieto (61) y sus hijos, Belén (24) y David (29) iban a compartir la tarde del domingo en El Gato Negro, la tradicional confitería de la Avenida Corrientes, para celebrar el Día del Padre.

Pero esta vez, no hubo cheesecake ni café irlandés. El encuentro tuvo que ser diferente casi “a la fuerza”: es que el apagón masivo y la lluvia complicaron la movida y obligaron a cambiar el programa. Si bien en su departamento de Congreso la luz volvió a eso de las 11, la decisión ya estaba tomada desde temprano.

“Será diferente. Nos quedamos en casa y en vez de hacer un almuerzo liviano preparamos ravioles con salsa, mi comida preferida”, cuenta. Eso sí, y a pesar de que es “su día”, como es costumbre los domingos él será el responsable de preparar todo: “Es mi pasión, me encanta cocinar, así que no me molesta para nada”.

Puertas adentro, el Día del Padre tendrá un perfil lúdico. El plan incluye quedarse jugando a los dados, al Scrabble y a las cartas mientras toman mate o té. Mientras tanto, tomarán mate o té con las masitas que compró en la panadería cuando salió a pasear a Pepo, el perro de la familia. Todo, sin poner un pie afuera.

“Quería conocer el Paseo del Bajo y luego ir a merendar, esa era la idea –suma-. Pero bueno, otra vez será. Lo importante es que vamos a estar todos juntos”.

Informes: Gonzalo Herman y Gabriela Zanguitu

DD