maestria

Edelap: el complejo entramado de una concesión pensada para ser por 95 años

Sociedad
Lectura

Todavía entre malezas, el antiguo predio de la calle 3, a metros de la estación del ferrocarril de La Plata, porfía el abandono con su edificación estilo inglés y oficinas

abandonadas. Perteneció alguna vez a Servicios Eléctricos del Gran Buenos Aires (Segba) que tenía el monopolio estatal del servicio eléctrico.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Fue hasta el vendaval privatizador de los noventa, con la gestión de Carlos Menem. El 3 de diciembre de 1992 se adjudicó la concesión de la Empresa Distribuidora La Plata S.A. (Edelap) al consorcio Coinlec, por un período de 95 años. Este lapso se repartió en una etapa inicial de 15 años, que finalizaría el 21 de diciembre de 2007, y ocho más de 10 años cada uno.

Representa, aún, un filón comercial. La empresa presta servicios a un área de 5700 kilómetros cuadrados y comprende los municipios de La Plata, Berisso, Ensenada, Magdalena, Punta Indio y Brandsen. Corresponden a una de las tres zonas del reparto de la mencionada Segba. Las otras dos las adjudicaron a Edenor y Edesur.

En la siempre compleja determinación de los capitales aportantes, Coinlec es una sociedad de cuatro accionistas argentinos y estadounidenses. El conglomerado estaba compuesto por Catalinas S.A., del grupo Techint (con el 32,5% de las acciones); Houston Argentina S.A., del grupo Houston Lighting y Power Company, compañía distribuidora de energía en el estado de Texas (con otro 32,5%); City Corp Equity Investment (25,0%), sociedad argentina con capitales del Citibank; y WSA, otra firma argentina de la familia Werthein (10%).

Apenas seis años después de la privatización, en 1998, se produjo el cambio de la concesionaria. Ingresaron Camille Ltd., subsidiaria de The AES Corporation y de PSEG, que adquirió el 100% de las acciones de Houston Argentina y parte de la Compañía de Inversiones de Electricidad S.A..

En términos absolutos, Camille se quedó con el 90% del paquete accionario de la empresa y del gerenciamiento total.

Pasaron otros cinco años, hasta que en julio 2003, The AES Corporation compró la participación indirecta en Edelap que hasta entonces tenía PSEG.

La secuencia posterior fue inmediata: en diciembre 2004 Camille Ltd. se desligó de su participación accionaria en Edelap que pasó a la sociedad AES Platense Investments Uruguay S.R.L., que a su vez transfirió en favor de Inversora AES América Holding España.

Recién en 2011, Alejandro Mcfarlane se hizo cargo de Edelap y en un salto posterior, en 2014, se convirtió en el dueño de EDEA, controladora de gran parte del servicio eléctrico en la Provincia. Mcfairlane tenía como antecedente la dirección del Banco Macro, de Jorge Brito.

En la última ronda de negocios del trust, en mayo 2016, ingresó la empresa Desarrolladora Energética S.A. (DESA) que terminó comprando Edelap al grupo Mcfarlane. La operación fue por 250 millones de pesos.

Como es de conocimiento público desde el momento del apagón en el Gran La Plata —que transcurre sin solución desde el sábado—, el propietario de DESA es Rogelio Pagano, un financista arribado en los últimos años al negocio energético. Maneja tres distribuidoras en la Provincia (EDEA, EDEN y EDES), y otra en Salta (Edesa).

El paquete concentra el 58,8% de los usuarios del servicio eléctrico, y el 62% en la distribución en Buenos Aires.

Según el balance anual presentado en la Bolsa de Comercio porteña, Edelap perdió en 2018 casi 10.000 millones de pesos.

Por el corte de suministro que afecta varias zonas de la capital provincial, las pérdidas económicas fueron evaluadas en 961.250.000 millones de pesos. El resarcimiento, a manera de multa, es ponderado a razón de 8.000 pesos por cada cliente damnificado.

Por esa imprevisión, que afectó desde el sábado a 50.000 usuarios, la empresa prestataria del servicio recibiría una sanción “extraordinaria” del Oceba, que controla el servicio, con multas. La rescisión del contrato sería el acto más gravoso en la relación de DESA con el Gobierno de María Eugenia Vidal, lo que está en evaluación, pero sería improbable.

En la tarde de este miércoles, en la Legislatura, varios bloques parlamentarios harán una presentación para citar a los responsables de la empresa. El pedido incluye un informe de situación.

La Plata. Corresponsalía.

LGP​

Cargando...