Por 5.000 dólares se pueden enviar las cenizas de familiares a un "cementerio espacial"

Sociedad
Lectura

Elon Musk subió un nivel más su grado de excentricidad en los viajes aeroespaciales. El multimillonario dueño de la compañía Space X realizó el tercer lanzamiento de su cohete Falcon Heavy

con una particular "carga": las cenizas de 152 personas muertas. Un verdadero "cementerio espacial".

La misión Space Test Program-2 (STP-2) despegó en la madrugada del martes desde Cabo Cañaveral, Florida, luego de una serie de demoras por condiciones climáticas. El cohete impulsó 24 satélites pequeños a órbita alrededor del planeta la Tierra y también los restos cremados de 152 terrícolas. Entre ellos, varios astronautas.

Las cenizas son facilitadas por la compañía Celestis Memorial Spaceflights, que compra un espacio en la nave espacial e instala un contenedor con las cápsulas de metal que contienen las cenizas. Esas cápsulas se llaman "participantes".

El lanzamiento del Heavy Falcon (DPA)

El lanzamiento del Heavy Falcon (DPA)

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Desde su fundación en 1994, Celestis puso en órbita cremaciones en 15 cohetes diferentes: ocho vuelos suborbitales ascendentes y descendentes, seis en órbita alrededor de la Tierra y uno que se estrelló contra la Luna. ¿El valor para enviar las cenizas al espacio? 5 mil dólares. También hay otros servicios más exclusivos, que contemplan por ejemplo llegar a la Luna, cuyo valor asciende hasta los 12.500 dólares.

Un lanzamiento complejo

Este fue, según SpaceX, "el lanzamiento más difícil de todos".

La variedad y la complejidad de los 24 satélites era épica. Las distintas naves espaciales deben desplegarse en varias órbitas distintas. Y sus cargas son las culpables.

Una de esas cargas es el "Reloj Atómico del Espacio Profundo" de la NASA, que cambia la forma en que los robots y los astronautas navegan por el espacio. Otro es el LightSail 2 de la Planetary Society, que apunta a la forma en que los vehículos espaciales se impulsan.

"Después de este espectacular lanzamiento, el equipo de vuelo está listo para hacer funcionar el LightSail 2", dijo David Spencer, de la Planetary Society, organización estadounidense que ideó el proyecto financiándolo a través del sistema colectivo de crowdfunding.

El lanzamiento produjo vibraciones muy fuertes en el suelo y el espectáculo continuó incluso después del comienzo, cuando dos cohetes laterales regresaron a la base con un aterrizaje vertical que ha emocionado al público. Sí sucedió que el núcleo central del cohete falló el aterrizaje en la plataforma robótica a lo largo de la costa de Florida, pero la compañía de Elon Musk lo había tenido en cuenta.

De hecho, en la víspera del lanzamiento, Space X había subrayado en repetidas ocasiones que el aterrizaje del cohete central iba a ser el intento más difícil jamás realizado por la empresa en cuanto a que esta misión requería velocidades más altas que precedentes. Por el mismo motivo, se aplazó tres horas el lanzamiento.

Vela solar

Lo que volvió particularmente exigente la misión, que requería de controles minuciosos antes del lanzamiento, fue el complicado esquema de liberación de la órbita, o la vela solar y los 24 satélites de la misión del Departamento de Defensa STP-2 de Estados Unidos, de los cuales cuatro de la NASA, serán lanzados en tres órbitas distintas, la última de las cuales es a 3,5 horas desde el lanzamiento

LightSail 2 podría convertirse en la primera nave espacial en elevar su órbita alrededor de la Tierra utilizando la luz solar.

LightSail 2 podría convertirse en la primera nave espacial en elevar su órbita alrededor de la Tierra utilizando la luz solar.

Por el momento, el LightSail 2 está oculto en una "caja" especial llamada Prox-1, construida por estudiantes de Georgia Tech, puesta en órbita a una hora y 20 minutos del lanzamiento. Prox-1 acogerá la vela solar durante una semana, hasta el 2 de julio, cuando finalmente comience su viaje sola.

En ese punto, el vehículo abrirá los cuatro paneles solares y desplegará las cuatro velas triangulares que, gracias al empuje de las partículas de luz, tendrán que llevarlo a unos 700 kilómetros de la Tierra. "Durante siglos la gente ha soñado con viajar en el cosmos con velas solares -observó la Planetary Society- y ahora estamos tratando de convertir ese sueño en realidad."

DD