En Sur paró de nevar, Bariloche se recompone y en Villa La Angostura el 40% de las casas no tiene luz

Sociedad
Lectura

Pasado el temporal del sábado todavía quedan algunas secuelas en las principales ciudades de la Cordillera. En Bariloche aún hay 1700 usuarios sin electricidad, mientras que el 40% de los pobladores

de villa La Angostura tampoco tiene servicio, según informan fuentes de Río Negro y Neuquén.

Aunque en Bariloche el centro y los barrios relativamente cercanos al Centro Cívico ya recuperaron la energía y se normalizó la red telefónica celular que se vio afectada por la nieve. ​También hubo barrios con cortes completos o parciales en El Bolsón y en San Martín de los Andes.

La nieve complica la vida en los barrios del Alto Bariloche. foto: Marcelo Martinez

La nieve complica la vida en los barrios del Alto Bariloche. foto: Marcelo Martinez

Las principales rutas de la región se encuentran transitables, informó Vialidad Nacional y Protección Civil, pero los automóviles deben llevar cadenas y circular con extrema precaución.

En la tarde del martes un impresionante derrumbe de rocas cayó sobre la ruta 40 que une Bariloche con La Angostura. El tránsito fue suspendido hasta que sea despejada. El momento fue captado por una persona que lo grabó con su celular y alcanza a verse como una fracción de un cerro, corroído por la nieve, se viene abajo y bloquea la ruta en su totalidad.

x
Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

En las entradas de las casas se acumulan metros de nieve y tanto la salida de vehículos como el tránsito peatonal por los bordes de las calles se hace complicado. “Antes la gente se preocupaba más, agarraba su pala y se ponía a trabajar. Ahora la mayoría se queda esperando a que el Estado haga algo”, se queja un tradicional poblador barilochense.

El Paso Internacional Cardenal Samoré que conecta Chile con la Argentina finalmente fue abierto el lunes después de permanecer cuatro días cerrados debido al estado de una ruta cubierta de nieve y hielo. El horario del paso es de 10 a 17, es decir, solo mientras hay luz solar.

Aunque los vuelos se regularizaron en el aeropuerto de Bariloche, el espacio se convierte durante el día en un hormiguero. Se estima que en cada jornada arriban unas 8000 mil personas y despegan otras 6000. La ciudad se encuentra casi al 100% de su ocupación, lo que en cifras significa unas 40 mil personas pernoctando, si se toman en cuenta las camas registradas y las informales.

A los principales centros de esquí acuden alrededor de 25 mil amantes de la nieve diariamente. Solo al cerro Catedral suben más 10 mil turistas por día.

A pesar de las molestias y percances que generaron las precipitaciones del fin de semana, la mayoría de los turistas se lo tomaron con calma y disfrutaron del blanco. Los que se llevaron la peor parte fueron los visitantes que esperaban la salida de sus colectivos entre el sábado y el domingo en la terminal y tuvieron que permanecer hasta tres noches durmiendo en el lugar.

El estado de las rutas impidió que los colectivos operaran con puntualidad y hubo transportes y coches particulares que esperaron a un costado de la ruta o en Piedra del Águila (localidad ubicada entre Bariloche y Neuquén capital) a que las máquinas despejen el camino. Se calcula que unas 300 personas quedaron varadas en esta pequeña localidad neuquina. El municipio dispuso colchones y frazadas en la Escuela 315 escuela para refugiar a los viajantes.

La nieve en los barrios del Alto Bariloche. Foto: Marcelo Martinez

La nieve en los barrios del Alto Bariloche. Foto: Marcelo Martinez

El caos se concentró entre el sábado y el lunes, pero fuentes de turismo provincial y local aseguran que la situación ya está regularizada.

La oleada de turistas no se detendrá por ahora. A lo largo de toda la semana y hasta lunes Bariloche aguarda el desembarco de 226 provenientes de las principales ciudades del país y de Brasil. Esto representa un total de unos 45 mil turistas. A los se le sumarán los miles de chilenos y nacionales que llegarán por tierra.

Se estima que solo en julio la ciudad habrá albergado más de 200 mil turistas y para septiembre el número final superará los 400 mil visitantes.

GS