Una empresa canadiense se une a la UBA para educar e investigar sobre cannabis medicinal

Sociedad
Lectura

"No estamos por ahora hablando ni de cultivo, ni de otras etapas que son posteriores. Nos parece más importante avanzar primero en la parte clínica". En esos términos, una empresa

canadiense firmó su acuerdo con la UBA para tratar de reducir el estigma sobre el uso de cannabis medicinal.

Canopy Growth es una compañía fundada en 2013 y la primera productora de cannabis en América del Norte en cotizar en Bolsa. Este martes anunció la llegada a la Argentina de su división médica, Spectrum Therapeutics, que opera en 15 países y atiende a más de 100 mil pacientes en el mundo.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

La presentación se hizo en el Rectorado de la Universidad de Buenos Aires (UBA). El lugar elegido se debe a que la compañía firmó un convenio con UBATEC, que es una organización integrada por la UBA, el Gobierno de la Ciudad, la Unión Industrial Argentina y la Confederación General de la Industria.

Argentina es el quinto país de la región donde esta compañía fomentará sus actividades educativas: ya lo hizo en Colombia, Chile, Perú y Brasil. "Este convenio nos va a permitir avanzar en mirar el cannabis desde el punto de vista de la educación en la parte médica. Es decir, cómo instruir a los médicos en el uso del cannabis medicinal. En eso va a estar enfocado este convenio", dijo Lorenzo Basso, presidente de UBATEC.

Los cursos empiezan el 22 de agosto, a las 14 horas, con un lanzamiento en el Salón del Consejo de la Facultad de Medicina de la UBA. Los contenidos se van a difundir en forma online, abierta y gratuita, a través de la plataforma de la Facultad. También van a dejar disponibles los cursos de los otros países.

Además de la capacitación, el otro pilar de este convenio son los ensayos clínicos, para aumentar la evidencia científica de los supuestos beneficios de estos medicamentos. En ese sentido, habrá dos programas.

Uno es de desarrollo interno, donde la empresa propone a los investigadores trabajar en un tema específico. Son estudios direccionados a la aprobación regulatoria. Por ejemplo, en Chile están haciendo un estudio sobre el dolor crónico, en fase dos, que en pocas semanas empezará a incluir pacientes. "Va a servir de base para la aprobación regulatoria en cualquier país", sostienen.

El segundo programa es de investigación. La empresa recibe las propuestas de los investigadores, lo discuten, y si está bien estructurada la apoyan con recursos financieros y con productos, incluyendo el placebo. En Argentina ya están trabajando en un estudio en pacientes diabéticos para disminución del dolor de la neuropatía periférica. La propuesta fue aprobada y están avanzando en el desarrollo del protocolo.

"En dos años deberíamos tener las evidencias clínicas listas", dice a Clarín Wellington Briques, director de I&D y asuntos médicos de LATAM y Caribe. "Los estudios clínicos llevan mucho tiempo y recursos, pero son necesarios para realizar un dossier regulatorio que esté bien hecho y pueda ser aprobado por la ANMAT. Tenemos que disminuir el aspecto burocrático", continúa.

Para la empresa, este es un primer paso para instalarse en nuestro país. Definen a la Argentina como un "mercado potencial" y señalan que esta es una "fase inicial de desarrollo del mercado", indica un comunicado. "A esto le sigue un proceso de expansión estratégica alineado con el avance de las regulaciones en la región", continúa el informe.

Según Marcelo Duerto, director de la empresa en Argentina, Uruguay, Paraguay y Bolivia, "este acuerdo va a aportar muchísimo en la evolución de la legislación local". Considera que hay una gran cantidad de pacientes que pueden ser beneficiados por esta evolución. Calcula que unos 400 mil argentinos, con distintas patologías, podrían tener acceso al cannabis medicinal.

Qué hace la empresa en Canadá

En Canadá, Canopy Growth Corporation está presente en todo el proceso. Cultiva, extrae, produce, comercializa y exporta. Produce mucho más para el comercio interno que externo.

Fabrica cannabis, cáñamo y dispositivos de cannabis, que ofrece distintas marcas y variedades en forma de cápsulas secas, oleosas y de softgel, así como dispositivos médicos.

El paciente pasa por el médico, quien lo evalúa y lo prescribe. El paciente se registra en un sistema nacional o directamente ante el productor del medicamento. Y compra el producto online. No se ofrece en droguerías ni en farmacias.

Estos medicamentos se usan para combatir el dolor crónico (incluida la neuropatía periférica, artritis, hernias de disco, fibromialgia, entre otros), contra la depresión y la ansiedad, y también para casos de insomnio, migraña, autismo, Parkinson y espasticidad muscular.

La situación actual en Argentina

La ley 27.350 de "Uso Medicinal de la Planta de Cannabis y sus derivados" fue promulgada en marzo de 2017. El artículo 6 autorizó el cultivo de cannabis con fines médicos, científicos y de la investigación. Pero la ley dejó afuera el autocultivo.

El uso del cannabis medicinal quedó restringido a casos de epilepsia refractaria. Y sólo el Estado puede administrarlo. De hecho, existe el Registro Voluntario de la Ley 27.350, el cual permite que las familias reciban el producto dentro del marco legal.

En mayo de 2018, ante la consulta de Clarín, desde la ONG especializada Mamá Cultiva confirmaron que sólo el 2% de quienes se acercaban a la institución lo hacían por epilepsia refractaria. La mayoría de los usuarios dependían -y aún dependen- del autocultivo o el cultivo solidario, que permanecen en la ilegalidad.

Quienes autocultivan lo usan para tratar cáncer, dolor crónico, fibromialgia, Alzheimer, Parkinson y trastorno del espectro autista, entre otras patologías.

En marzo de este año, el Gobierno nacional reglamentó las condiciones para la producción. Incluyen la solicitud de autorización al Instituto Nacional de Semillas (Inase), controles de ese organismo en todos los ciclos del cultivo y la asignación de un técnico responsable.

Mientras tanto, profesionales de la salud aseguran que el interés de la gente crece de forma exponencial. Y lo piden para muchos tipos de dolencias.

GS