En un tour, repasan la historia de la Ciudad en clave feminista

Sociedad
Lectura

“Vinimos de vacaciones para conocer más sobre la lucha de las argentinas, porque son unas referentes para toda Latinoamérica”, cuenta Luisa Souza (45), una brasileña que, acompañada de su novio, participó del primer tour porteño en clave feminista. Por las calles de Buenos Aires, repasa la historia de las mujeres que lograron conquistar derechos.

Desde el sector turístico local afirman que, desde el debate por la despenalización y legalización del aborto del año pasado, aumentó la demanda de extranjeros que buscan ofertas turísticas relacionadas con los movimientos de igualdad de género y derechos.

La idea se les ocurrió a Lucía Rivero y Leticia Garziglia, dos periodistas que, tras hacer varios tours gratuitos a pie por ciudades de Europa y Estados Unidos, se decidieron a hacerlo aquí ya que notaron que en el país “los extranjeros solo conocen Palermo, Recoleta y alguna parrilla”, cuentan sobre el proyecto. Armaron los recorridos que ofrecen acompañadas por una guía de turismo profesional para “mostrar la Ciudad con perspectiva de género”, cuenta Rivero. Mientras que Garziglia agrega que “es importante visibilizar a las mujeres que dejaron huella en la Ciudad porque muchas de ellas continúan escondidas en la historia”. Y agrega un dato: de las más de 2.100 calles que hay en Buenos Aires, solo 59 tienen nombre de mujer.

Rivero dice que el recorrido dura aproximadamente tres horas, se realiza los sábados desde las 10 de la mañana, y para hacerlo hay que reservar mediante su cuenta de Instagram. En la primera parte del trayecto pasan por la Fuente de Nereidas, el monumento a Juana Azurduy –en la última edición, se sumó hasta el propio escultor, Andrés Zerneri al recorrido–, el Puente de la Mujer y las calles con nombres de mujer que se encuentran en la zona de Puerto Madero. “Como la calle Julieta Lanteri, que es una de las que más me gusta y que también tiene estación de subte propia. Ella fue la primera mujer argentina que votó en una elección en toda Latinoamérica, en 1911. Era muy testaruda y pidió permisos para hacerlo, pero además fue candidata”, explica Rivero.

Luego, el grupo camina hasta Avenida de Mayo y 9 de Julio, donde observan las imágenes de Evita en el Ministerio de Desarrollo Social.

Desde allí se dirigen hasta el Congreso, mientras Garziglia hace un repaso de las leyes más importantes que las mujeres conquistaron para ampliar sus derechos en el país. “Les pasamos videos para que la gente vea que los argumentos de los diputados que no querían que las mujeres votaran son muy parecidos a los que se daban cuando se debatía el derecho al aborto legal, seguro y gratuito”, cuenta Garziglia, y reconoce que se trata del tema sobre el que más preguntan los extranjeros.

Para todos. Si bien los tours gratuitos a pie están establecidos en Buenos Aires, esta tendencia reversionada al feminismo proviene de ciudades europeas y estadounidenses donde son comunes.

En Londres se realiza uno similar al Femitour y en Nueva York existe otro que lleva a los turistas a conocer la fábrica de camisas Triangle Shirtwaist que se prendió fuego el 8 de marzo de 1911 y murieron 123 trabajadoras, por lo cual se conmemora la fecha como el Día Internacional de la Mujer (ver aparte).

Pero a partir del debate por la despenalización y legalización del aborto, el Ente de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires cuenta a PERFIL que cada vez más extranjeros quieren conocer la lucha de las mujeres argentinas cuando vienen a viajar por el país.

De hecho, Rivero y Garziglia aseguran que las personas que más suelen hacer el tour son extranjeras mayores de 40 años, sobre todo de Latinoamérica. “Están muy interesadas en saber más sobre el feminismo en Argentina”, dice Rivero y cuenta que, cuando finaliza el tour en el Congreso, les consultan y les regalan un pañuelo verde. También reciben gran cantidad de jóvenes que tienen alrededor de 30 años.

Pero las creadoras del femitour cuentan que también hay varones interesados. Uno de ellos es Aldo Gutiérrez (32), un mexicano a quien estos recorridos lo tomaron por sorpresa: “No sabía que existían y me encantó. Toda la historia de las mujeres argentinas es interesante, pero me conmovieron mucho las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo”.


En Nueva York, Emma Watson hizo de guía y hay recorridos en museos

En el resto del mundo, los tours feministas son éxito y hace tiempo que ya están establecidos en las ciudades más importantes de Europa y Estados Unidos. De hecho, uno de los que más público convocó fue uno que realizó la actriz Emma Watson en la ciudad de Nueva York. Pero el que hizo la artista nacida en Francia tuvo otra lógica: Watson dejaba libros sobre mujeres en distintos monumentos, como en el de Juana de Arco y el Harriet Tubman, mientras contaba una historia mediante redes sociales.

En Londres, por ejemplo, existen varios recorridos que repasan la historia de las mujeres por sus calles. Pero el más convocante es una opción que dura dos horas y media y por el cual ya pasaron más de 10 mil personas y cuesta 19 euros. Allí también se conocen los lugares más emblemáticos de la lucha de las sufragistas y mujeres británicas y se puede reservar por plataformas de turismo que comercializan “experiencias”.

Y mientras que en otras ciudades como Berlín y París también existe esta opción, la oferta más amplia se encuentra en Nueva York. Allí, varios de los recorridos que se hacen son gratis y a pie visitan la primera clínica de control de natalidad en Estados Unidos y la fábrica de camisas donde por un incendio murieron más de cien mujeres por quienes se conmemora el Día Internacional de la Mujer, entre otras locaciones emblemáticas de las feministas neoyorquinas.

También hay recorridos temáticos feministas dentro de los museos. El evento se llama Badass Bitches Tours y en su página web detalla que “el recorrido celebra las fascinantes historias de mujeres” en el Museo Metropolitano de Arte. La entrada cuesta US$ 70. Pero también este circuito se puede realizar en otros museos homólogos de Chicago, Los Angeles, San Francisco y Washington.