Cuáles pueden ser las consecuencias a corto y mediano plazo del incendio en el Amazonas

Sociedad
Lectura

Los árboles de la región amazónica, que hoy arden a un ritmo estremecedor, producen un 20% del total de oxígeno que hay en la atmósfera. Algo que los convierte en

piezas clave para frenar el cambio climático y los efectos devastadores del calentamiento global. Las posibles consecuencias del desastre natural son un aumento en la temperatura general del planeta y de los fenómenos climáticos extremos, como intensas sequías e inundaciones en algunas regiones. Pero eso no es todo.

"Las consecuencias son demoledoras en términos ambientales, sociales y climáticos, ya que afectarán al mundo provocando pérdida de biodiversidad y desplazamiento de poblaciones. Además, con los incendios se libera mucho dióxido de carbono (responsable del cambio climático) favoreciendo el aumento de la temperatura global. Y se producirán alteraciones en el clima regional ya que la pérdida del bosque tropical modificará el transporte de humedad a nuestra zona. Esta humedad es la que contribuye a formar la lluvia en toda la cuenca del Plata", explica Inés Camilloni, investigadora de CONICET en el Centro de Investigaciones del Mar y la Atmósfera (FCEN-UBA)

Los bomberos luchan por controlar las lenguas de fuego. (EFE)

Los bomberos luchan por controlar las lenguas de fuego. (EFE)

La selva amazónica desempeña un papel crucial en la regulación del clima mundial, en la producción de agua dulce y en la conservación de especies de plantas que aún no han sido descubiertas por la ciencia y podrían tener beneficios en la medicina. Su desaparición no sólo amenaza a las miles de especies sino también a cientos de comunidades indígenas que habitan en la zona.

Según los datos ofrecidos por Fundación Vida Silvestre (WWF), están en riesgo 6,7 millones de kilómetros cuadrados de bosques y 10 % de la biodiversidad mundial (AP Photo/Eraldo Peres)

Según los datos ofrecidos por Fundación Vida Silvestre (WWF), están en riesgo 6,7 millones de kilómetros cuadrados de bosques y 10 % de la biodiversidad mundial (AP Photo/Eraldo Peres)

"En la Amazonia se encuentra aproximadamente 10% de las especies de mamíferos, 15% de las aves y 30% de los peces dulceaquícolas del planeta, sumado a más de 40 mil plantas, lo cual no tiene equivalente en el otro lugar del mundo. Más allá de la pérdida de la biodiversidad, un gran inconveniente es que este ecosistema funciona también como un filtro de agua. Deforestarlo genera otros problemas, como el ciclo de nutrientes que en vez de quedar retenidos por la vegetación van directamente al mar, lo que produce el afloramiento de algas que se ha registrado en el Caribe", indica Christopher Anderson, investigador del CONICET y profesor de la Universidad Nacional de Tierra del Fuego (UNTdF).

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Según los datos ofrecidos por Fundación Vida Silvestre (WWF), 6,7 millones de kilómetros cuadrados de bosques y 10 % de la biodiversidad mundial están en peligro por el fuego en el pulmón del planeta. Además, el hábitat de más de 34 millones de habitantes corre riesgo. Y también el 20% del oxígeno del planeta, remarca.

La Amazonía es considerada como el pulmón del mundo, ya que su selva libera oxígeno y almacena dióxido de carbono (CO2), un gas que atrapa el calor y que es una de las principales causas del calentamiento global. Si se pierde su espesura tropical y no logra ser restaurada, el área se convertirá en una planicie. A esto se suma que los árboles que arden también lanzan más carbono a la atmósfera.

Muchos pueblos dependen de la selva para subsistir. (Photo by Mauro PIMENTEL / AFP)

Muchos pueblos dependen de la selva para subsistir. (Photo by Mauro PIMENTEL / AFP)

Enormes extensiones de bosque están amenazados por el incendio,(Photo by LULA SAMPAIO / AFP)

Enormes extensiones de bosque están amenazados por el incendio,(Photo by LULA SAMPAIO / AFP)

“Otro inconveniente a mediano plazo es que, de continuar con la deforestación, puede llegar a un punto de inflexión en donde se produce un cambio de todo el clima regional con menores precipitaciones. Y de ser una selva dominada por la humedad, se podría convertir en una sabana, que es un ambiente más seco. En ese caso se perdería no sólo la biodiversidad de la Amazonía sino también sus diversas culturas humanas y los servicios ecosistémicos que brinda tanto al nivel local y regional como planetario”, advierte Anderson.

En líneas generales, los gases de efecto invernadero en la atmósfera actúan como una manta y no permiten que la radiación infrarroja (el calor terrestre) salga de la atmósfera para contrarrestar la radiación constante del sol. Con la acumulación de estos gases, cada vez se retiene más energía en la atmósfera. Esto aumenta la temperatura de la tierra, de los océanos y de la atmósfera, haciendo que se derritan tanto el hielo como el permafrost y se acelere el ciclo del agua a través de la evaporación.

Se especula que el humo podría llegar a Buenos Aires en cualquier momento, REUTERS/Bruno Kelly

Se especula que el humo podría llegar a Buenos Aires en cualquier momento, REUTERS/Bruno Kelly

"En primer lugar, hay una pérdida de biodiversidad y de la función del bosque, que es proporcionar nubes a la atmósfera para producir la lluvia. Además, los humos en las ciudades amazónicas tienen importantes consecuencias para la salud, ya que provocan graves problemas respiratorios y esto a su vez se traduce en daños económicos", detalla Paulo Moutinho, del Instituto de Investigación Ambiental de la Amazonia (IPAM).

El incendio en el Amazonas, cuyas consecuencias ya se están sintiendo en el norte del país, podrían llegar en breve hasta Buenos Aires. Lo que presenta riesgos especialmente para quienes padecen enfermedades respiratorias.

“Las consecuencias del humo en las vías respiratorias, son múltiples, pero puede perjudicar particularmente a las personas con alergias y/o enfermedades respiratorias. Para quienes cuentan con antecedentes respiratorios o padecen de asma, por ejemplo, es muy importante llevar adelante un control habitual y cumplir con la adherencia al tratamiento utilizando la medicación todos los días, de forma regular, para controlar la enfermedad y reducir los síntomas”, explica Gabriel García, director del Departamento de Asma de Asociación Latinoamericana de Tórax (ALAT).

El Gobierno brasileño atribuye los incendios a una sequía de carácter extraordinario. El presidente, Jair Bolsonaro, ha llegado a culpar de esta catástrofe a las ONG. Sin embargo, diversas organizaciones científicas, sociales y ecologistas no piensan lo mismo. Consideran que los incendios han sido provocados deliberadamente por granjeros que preparaban tierra de labranza cercana a la Amazonía para los cultivos y la pastura del próximo año.

Hasta julio, se habían deforestado 2.255 kilómetros cuadrados, un 278% más que en el mismo periodo del año anterior, según las estimaciones del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE) de Brasil. Según este instituto, que contabiliza los incendios mediante imágenes de satélite, los focos de fuego en todo el país en lo que va de año superan en un 83% a los del mismo período de 2018.

DD