La dieta de Luis Scola: ¿podemos comer como un basquetbolista de élite?

Sociedad
Lectura

Ni grasas, ni harinas, ni azúcares. El capitán de la selección argentina de básquet, Luis Scola (39), tiene una exigente rutina alimenticia.

No desayuna. Así que entrena en ayunas y

tiene horarios estrictos para comer. Hace un almuerzo por las 14 o 15 horas. No merienda. Y alrededor de las 20 horas cena.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Los asesores de "Ironman" -el apodo que se ganó por su resistencia física- explican que come pocas veces para "tener los intestinos limpios", algo que le ayudaría a mantener el sistema inmune alerta y a prevenir lesiones.

Además, Scola no consume lácteos, cereales, azúcares, papa, tomate, pimientos, berenjenas, legumbres, ni pastas. No ingiere casi nada de carnes rojas. Y come poca fruta.

Luis Scola intenta realizar una anotación en los cuartos de final de la Copa del Mundo de Baloncesto 2019, ante Serbia (Xinhua)

Luis Scola intenta realizar una anotación en los cuartos de final de la Copa del Mundo de Baloncesto 2019, ante Serbia (Xinhua)

Lo que sí consume es mucho pescado, verduras, huevos y grasas "buenas" como la palta, almendras, nueces, avellanas y coco.

Scola también es un abanderado de la nutrición responsable. "Descubrí un montón de aristas importantes sobre la alimentación, como la ética detrás de la producción de comida y la salud a nivel general en esta ola de productos genéticamente modificados, de soja y feedlot (corral donde se ceban animales)", contó en una entrevista con la agencia DPA.

"Tenemos derecho a exigir que lo que se produzca se haga con ética y con moral. No es lo mismo comer un animal, que si bien es un animal, cuando fue criado humanamente que cuando fue criado en feedlot. Cualquier persona que le hiciera eso a un perro estaría en la cárcel. Sin embargo, vamos al supermercado, lo compramos y no nos preocupamos por saber de dónde viene ni cómo fue criado ese animal", concluyó el jugador.

¿Cuál es la enseñanza que nos deja? Las personas comunes y corrientes, que pasamos horas sentadas en una oficina y -con suerte- vamos a un gimnasio o jugamos un partido de fútbol, ¿podemos seguir su ejemplo? Para dos nutricionistas consultadas por Clarín, la respuesta es negativa.

"No me parece que seauna dieta adecuada. Evidentemente le sirve al deportista de elite, que debe tener un metabolismo especial por la cantidad de ejercicio que hace. Pero no es saludable para cualquier persona normal estar 16 horas en ayuno", sostiene Viviana Corteggiano, de la comisión directiva de la Asociación Argentina de Dietistas y Nutricionistas Dietistas (AADYND).

Luis Scola celebra la victoria frente a Rusia (REUTERS).

Luis Scola celebra la victoria frente a Rusia (REUTERS).

"En Argentina estamos acostumbrados a hacer las cuatro comidas, quizás tres, porque algunos no hacen la merienda. Pero el desayuno es la primera comida. Es importante realizarlo porque se necesitan esas calorías para moverse, trabajar, viajar, pensar. Para todo", enfatiza.

"Para mí los ayunos no van", coincide Karen Cámera, especialista en nutrición aplicada al deporte, docente de la UBA, y asesora de deportistas. "Hoy por hoy no está demostrado que los ayunos intermitentes den una ventaja deportiva", señala, y tampoco lo recomienda para un sujeto normal. "Hay que desayunar", subraya.

"Menos de cuatro comidas, nunca", sigue Cámera. Hagamos o no deportes, sugiere mantener el desayuno, el almuerzo, la merienda y la cena. Además, en algunos casos, indica hacer colaciones.

Respecto a los "no" de Scola, lo que sigue es una dieta baja de hidratos de carbono, sobre todo los simples. "Yo no comparto. Básicamente, el principal combustible de ellos es el hidrato de carbono. No lo comen. Y al no comer frutas se pierden un montón de antioxidantes", dice Cámera.

Luis Scola frente a Nigeria (AFP).

Luis Scola frente a Nigeria (AFP).

Lo que sí recomienda para todos (hagamos o no actividad física) es ingerir pescados, verduras y grasas buenas. "Yo indicaría todo eso más los hidratos de carbono: cereales integrales (arroz, quinoa, mijo, cebada, avena), legumbres (lentejas, porotos, arvejas, soja) y frutas", explica la nutricionista.

Por su parte, Corteggiano se detiene en cada alimento de la lista. Empieza por el azúcar. "Es saludable, para todos, comer una menor cantidad o directamente comer sin azúcar. Son calorías inmediatas, que no aportan otras cosas", comenta.

No le parece bien que Scola no consuma lácteos. "¿De dónde saca el calcio?", pregunta. "Hay verduras que tienen calcio, pero no es lo mismo que el calcio de origen animal", remata la especialista.

Tampoco aprueba la escasez de frutas. "Nosotros las indicamos porque son las que tienen mayor cantidad de vitaminas, minerales y sobre todo fibra. Y es algo muy útil para comer como snack. Lo saludable es comer 5 porciones por día entre frutas y verduras", comenta.

Coincide en todos los "sí" del basquetbolista. Ponemos imitar la selección que hace de las grasas "buenas" como los frutos secos, la palta y los huevos. "Las guías alimentarias para la población argentina indican un huevo por día", destaca la experta.

"Está bien que coma más carne blanca que roja", lanza Corteggiano. "La carne de pescado tiene omega 3 y omega 6. En general, entre elegir una carne blanca y una carne roja se prefiere la blanca. Tiene menor cantidad de grasa, es más aprovechable y es más accesible en cuanto a la economía", concluye la nutricionista.

PS