Recetas y consejos para preparar un brunch en casa

Sociedad
Lectura

Disfrutar del tiempo de ocio es uno de los grandes placeres del fin de semana. No tener horarios que cumplir, ni despertarse sobresaltado con el sonido de una alarma del reloj.

¿Desayuno tardío o almuerzo tempranero? He aquí la cuestión. La tendencia a la fiaca bien entendida viene desde tiempos inmemoriales, incluso posee algunas raíces bíblicas por aquello de descansar el séptimo día (domingo). Y hoy, la gastronomía la interpreta en una palabra: brunch.

Ahora sí, sin culpas, hagamos un poco de repaso a este hábito gastronómico cada vez más difundido. Los británicos fueron quienes introdujeron en Estados Unidos esta sana costumbre de unir el desayuno (breakfast) con el almuerzo (lunch). De esta manera, el brunch se consume, aproximadamente, entre las 11 y las 15 horas. Muchos restaurantes, bares y sobre todo hoteles, tomaron la modalidad brunchera y ofrecen propuestas súper completas.

Brunch en Suss.

Brunch en Suss.

¿Qué se sirve en un brunch?

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

De todo. Las infusiones no pueden faltar: café con leche, té o lo que se desee. La copa de espumante, también siempre presente. Como para entonar el resto de la jornada. Una oferta de jugos naturales da color y frescura a la mesa. Para ofrecer un mix, Sebastián Levy, creador de Brandon, propone hacer un licuado con vino blanco. “Ponemos en una licuadora unas cuantas frutillas frescas con unas cucharaditas de azúcar orgánica y mixeamos bien. Después, en un vaso bien frío le ponemos hielo picado. Sobre esta mezcla vertemos vino blanco también bien frío (100 cc) y añadimos las frutillas trituradas. Un touch de soda, una rodaja de naranja para decorar y ¡listo!”.

Una vez resuelta la urgencia de la sed, vamos a lo que nos importa: el morfi, para decirlo de forma inequívoca.

Todos los chefs que lo ofrecen en sus cartas concuerdan en que hay un ingrediente que no puede faltar: los huevos. Los más clásicos son los llamados Benedictinos, que se sirven sobre unas tostadas, con jamón o salmón en las versiones más palermitanas, huevos escalfados (en otras épocas conocidos como “pasados por agua”) y salsa holandesa, una untuosa emulsión de manteca, limón y huevos. Es una preparación complicada y laboriosa, pero, como ya dijimos, en un brunch “los huevos no se negocian”, de modo tal que se puede buscar otras recetas para tenerlos presentes.

Los clásicos huevos benedictinos (Foto Shiba)

Los clásicos huevos benedictinos (Foto Shiba)

María Amores, chef y propietaria de Broome, recomienda servirlos revueltos, cocinarlos a fuego bajo mientras se los remueve con espátula y para que queden espectaculares sugiere agregarles un chorrito de crema.

Victoria Rucci, jefa de cocina de B-Fresh, afirma que el brunch en casa no tiene estructura, ni debe ser siempre el mismo. “La idea es llevar a la mesa todo lo que nos guste y tengamos ese día en la heladera y principalmente, lo que nos provea la estación o temporada del año”. En el caso de que se programe, lo ideal es combinar texturas, sabores y colores buscando el equilibrio de vitaminas, minerales y fibra, proteína, grasas, hidratos, etc. Una fórmula especial para comenzar el día cargados de energía.

Otro elemento que se ve los desayunos tardíos es el yogur. Queda mucho mejor si se lo ofrece con frutas frescas cortadas, granolas y frutos secos.

La palta tomó tanto protagonismo en la dieta de los argentinos que va de por sí en la propuesta, cortada en rodajitas o sobre una tostada. Para la cocinera Jéssica Lekerman, una manera simple de incorporarla es pisar la pulpa de la palta con jugo de limón y sal y colocar por encima de la tostada y huevos revueltos.

El brunch de Santal

El brunch de Santal

Para celebrar esta modalidad, de disfrutar del sueño hasta que el sol nos despierte, GDI, Generación de Ideas, Agencia de Contenidos y productora de Brunch, el programa de los domingos de radio Metro, creó Brunchear, el primer circuito gastronómico del brunch en Argentina que ofrece hasta el 22 de este mes un menú exclusivo con un descuento del 25%, en más de 30 locales seleccionados de la Ciudad y La Plata.

“El brunch crece mes a mes. En el barrio de Saavedra muchísimos clientes descubrieron huevos revueltos, palta, salmón y una porción de torta, todo junto, en el brunch y les encanta. Incluso, yendo un poco más lejos, se lo puede disfrutar con waffles, chorizo y hasta carnes. Básicamente las opciones son infinitas”, asegura Lucas Villaba de Moshu.

Si bien esta movida tiene muchos adeptos, hay mucha gente que todavía no se anima a mezclar el café con leche con tostadas con palta y salmón, y una copita de champaña. Todo es cuestión de atreverse. Los invitamos a descubrir el fascinante mundo donde no suenan despertadores y está de moda llegar tarde.

Las recetas de Jéssica Lekerman para un súper brunch casero

Cinnamon Rolls

Rolls de canela (Foto: Eduardo Torres)

Rolls de canela (Foto: Eduardo Torres)

Ingredientes pata 6-8 unidades

Esponja:

Levadura,  60 gramos

Miel, 1 cucharada

Leche tibia, 240 cc

La masa:

Harina 0000, 1200 gramos

Huevos, 6 unidades

Azúcar, 300 gramos

Manteca blanda, 200 gramos

Sal, 1 pizca

Canela, 1 cucharadita

El relleno:

Manteca pomada, 170 gramos

Azúcar negra, 500 gramos

Canela, 4 cucharaditas

Nuez moscada, 1/4 cuchcradita

Nueces pecán, 400 gramos

El glasé:

Azúcar impalpable, 400 gramos

Leche, 80 cc

Extracto de vainilla, 1 pizca

Preparación:

Mezclar la leche tibia con la levadura fresca y la miel. Dejar crecer por unos 10 minutos, hasta que se haga una esponja.

Unir aparte la harina con la sal en un bol. Hacer un hueco en el medio y volcar los huevos, el azúcar y la canela. Integrar los líquidos e incorporar la esponja de levadura; comenzar a unir con la harina.

Una vez que se tiene formada una masa, pasarla a la mesada y agregar la manteca a punto de pomada de a poco. Amasar hasta obtener una masa lisa que no se pegue a la superficie. Dejarla descansar a temperatura ambiente.

El relleno: Mezclar la manteca  con el azúcar y las especias. Añadir las nueces pecán picadas.

Estirar la masa en forma de rectángulo de un centímetro de espesor. Tiene que quedar bastante largo y no muy alto, como para que no dé tantas vueltas cada roll.

Distribuir encima la mezcla de canela y enrollar la masa.

Cortar discos de 2 a 3 cm de altura y disponerlos en una placa (con algo de distancia entre ellos porque van a crecer). Dejarlos leudar por una hora y media o dos.

Pintarlos con huevo y hornearlos a 180° C durante 20 a 30 minutos.

Una vez fuera del horno dejarlos enfriar

Preparar el glasé mezclando todos los ingredientes y bañar los rollos. 

Waffles

Waffles para completar con lo que más le guste al comensal. (Foto: Eduardo Torres)

Waffles para completar con lo que más le guste al comensal. (Foto: Eduardo Torres)

Ingredientes para 20 unidades:

Harina leudante, 500 gramos

Harina integral, 500 gramos

Huevos, 3 unidades

Azúcar mascabado, 60 gramos

Leche, 1/2 litro

Extracto de vainilla, unas gotas

Sal, 1 pizca

Polvo de hornear, 1 pizca

Preparación:

Mezclar los secos (las harinas, la sal y el polvo de hornear).

Batir los huevos con el extracto de vainilla y el azúcar.

Integrar ambas preparaciones e ir añadiendo la leche hasta que quede una mezcla consistente.

Llevar a una wafflera antiadherente y cocinar.

Para los toppings, se puede dejar rienda libre a la imaginación o a lo que haya en la heladera. Unas ideas de Lekerman son unir banana y chocolate derretido o coco (o los tres); frutillas, salsa o mermelada de frutos rojos (según la estación) y menta; frutas asadas con crumble, queso blanco o crema con sprinkles de colores; frutas frescas, miel y semillas.

Avocado Toast

El rey de la mesa. (Foto: Eduardo Torres)

El rey de la mesa. (Foto: Eduardo Torres)

Ingredientes para 1 porción

Rebanada de pan integral, 1 unidad

Paltas, 2 o 3 unidades

Huevo poché, 1 unidad

Especias, a gusto (como ají molido)

Sal y pimienta, a gusto

Jugo de 1 limón

Preparación:

Pelar las paltas, sacarles el carozo y hacer un puré con un tenedor, agregando el jugo del limón, la sal y la pimienta.

Hornear la rebanada de pan (que quede semicrocante, que no es lo mismo que tostado).

Untar el pan con la pasta de palta y agregar el huevo poché para culminar. Añadirle sal marina, las especias elegidas y unos hilos de oliva.

Servir con el huevo aún tibio.

Huevos poché

Huevos con la yema bien jugosa.

Huevos con la yema bien jugosa.

Para hacerlos de forma fácil, cortar papel film y forrar el interior de una taza o vaso para formar una bolsa y volcar el huevo allí. Cerrar el film tipo paquetito atándolo bien y dejándole como un piquito para arriba para poder agarrarlo después. Colocarlo en una olla con agua hirviendo. Cuando la clara se pone blanca, esperar 10 segundos y retirarlo. Cortar el papel film y ¡está el huevo listo!

AS