Sofía Otero, tras la condena a Lucas Carrasco:"En el sexo vale todo si las dos personas están de acuerdo. Si no, es abuso"

Sociedad
Lectura

"Todavía no caí. Nunca pensé que iban a darle 9 años como pedimos. La posibilidad de que lo absolvieran era alta, así que cuando escuché la palabra condena no escuché nada más...". Sofía

Otero habla rápido, podría decirse que está contenta, aunque no es esa exactamente la sensación. Es una mezcla de alivio, de cierta paz, de conformidad con lo que logró: "Esto que logramos no es sólo para mí. Es para todas. Para todas las chicas que no se animaron a denunciar. Para todas las mujeres que pasaron por situaciones parecidas y nunca hablaron".

Sofía habla de la condena que recibió el periodista Lucas Carrasco por haberla abusado sexualmente seis años atrás. Y hace referencia a la posibilidad de la absolución porque ella denunció que fue abusada en el marco de una relación consentida y consensuada. No hay muchas denuncias de ese tipo. Y son muy pocas las que han llegado a juicio y logrado una condena. Pero el Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional N° 9 de Capital Federal así lo entendió.

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Carrasco se retiró cabizbajo, seguramente apelará y estará libre hasta que la Cámara de Casación confirme o no la sentencia. Sofia durmió tranquila, como hace mucho no lograba. "Me desperté muchas veces con pesadillas, mal. Primero por lo que recordaba, después por el proceso, fue muy largo, agotador".

Lucas Carrasco, condenado a 9 años de prisión. Foto: Rolando Andrade

Lucas Carrasco, condenado a 9 años de prisión. Foto: Rolando Andrade

Sofía -que ahora tiene 27 años y está por terminar la carrera de abogacía- conoció a Carrasco en 2013 y acordaron tener relaciones. Fueron a la casa de él, pero después de tener sexo el periodista quiso seguir con algunas prácticas que Sofía no, le dijo que no y él siguió igual, sometiéndola contra su voluntad. A Carrasco no le importaron sus gritos, sus lágrimas, sus pedidos.

Aquella vez Sofia pudo irse de esa casa y estuvo bastante tiempo tragándose sola lo que había vivido. Hasta que leyó que una chica lo denunciaba a Carrasco por algo similar. Y luego conoció a otras dos chicas más. Juntas fueron a la UFEM (Unidad Fiscal Especializada en Violencia contra las Mujeres). Allí Sofía pudo ponerle palabras a tanto malestar: había sido abusada, violada.

-Dicen especialistas que entender y denunciar los abusos sexuales es de una enorme complejidad, y entre estos delitos, lo es aún más si se trata de una pareja o una relación consensuada...

-Ni hablar. En mi caso fue así. Comenzó como algo pactado, consentido, y después se convirtió en otra cosa, que fue horrible. Pero si ya estás desnuda y en la cama ¿cómo explicás que eso que te hicieron está mal? Y para mí estaba claramente mal, yo no quería. Por suerte hay algunas personas dentro del Poder Judicial que tienen perspectiva de género.

-¿Habías escuchado alguna vez que podría existir una violación en una pareja?

-Antes era impensable que se hablara de una violación dentro de un matrimonio, por ejemplo. Pero ahora sí, podemos decirlo. En una relación vale todo cuando las dos personas están de acuerdo. Si no, es abuso.

-¿Te parece que este fallo contra Carrasco abre puertas para que otras mujeres puedan denunciar?

-Sí, abre ​puertas. Creo y espero que sirva para que otras mujeres se animen. La verdad que es horrible contar que fuiste a tener relaciones sexuales con alguien y que te terminaron violando, pero vale la pena hacerlo, estos abusos no pueden seguir ocurriendo.

-¿Estás conforme?

-Estoy aliviada, me saqué una mochila de encima. El proceso judicial es difícil y pesado. Pero sí, estoy conforme. El tribunal entendió que una relación que empezó como algo consentido después no lo fue. Y no es lo común en un Poder Judicial que todavía sigue siendo tan machista y patriarcal. Pero condenas así hacen sentir que las cosas pueden empezar a cambiar. Lo que sí debe cambiar ya es el proceso, se de muchas mujeres que desistieron de hacer denuncias porque es todo muy desgastante, agotador.

-¿Qué pensás del feminismo y los reclamos de igualdad y de cómo se están visibilizando tantas violencias?

-Conocí el feminismo por mi historia. Empecé a conocer a muchas chicas que habían sido abusadas por Carrasco, Aldana (Cristian, el cantante de El Otro Yo, sentenciado a 22 años de prisión por abuso y corrupción de menores), Dante Palma (docente de la UBA, denunciado por dos ex novias). Con el feminismo también aprendí que la única manera de avanzar es apoyándonos entre nosotras mismas. Fui al primer #NiUnaMenos para pedir por el fin de la violencia machista, y cuando fui al segundo #NiUnaMenos ya estaba reclamando por mí misma, ya había hecho la denuncia.

-¿Sentís que la sociedad está empezando a ver ciertas cuestiones de otra manera, que hay otra forma de escuchar?

-Sí. Venimos de conceptos erróneos de lo que eran los abusos y las violaciones, sin pensar que podían ocurrir en nuestras casas. Eso hizo que también fuéramos nosotras las que siempre cargamos con la culpa, con la vergüenza. Ya no. Igual, correr el velo es desestructurante, por eso es importante el acompañamiento, sentir que no se está sola. Yo vivo en Capital, estoy terminando una carrera universitaria, siempre estuve contenida por la familia, amigos, con terapia, y aún así fue tremendo.

-Falta poco para que te recibas de abogada...

-Sí, me atrasé por todo este proceso pero seguro termino el año que viene. Estoy haciendo la orientación penal y voy a especializarme en género. Faltan años de feminismo para que el Poder Judicial cambie. Si no tenés perspectiva de género es muy difícil ver y entender ciertas cosas, pero ya va a llegar. Nosotras, desde las calles, estamos cambiando todo.

PS