Quién era María Marta Bazán: la historia de la argentina que fue asesinada en México

Sociedad
Lectura

La ciudad de Mendoza y el DF mexicano se unen para despedir a María Marta Bazán, la abogada que fue encontrada asesinada el martes en su casa del Condado de Sayavedra, a unos 30 kilómetros de

la capital de México. 

El hecho causó gran conmoción entre sus amigos y familiares de Mendoza, ciudad donde se crió y se graduó. El impacto alcanzó a los máximos funcionarios argentinos en México, ya que Bazán trabajó en la Embajada y en el Consulado. 

Newsletters Clarín
Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

En diálogo con Clarín, el Embajador de Argentina en México, Ezequiel Sabor, la describió como "una mujer muy activa, muy emprendedora" y comentó que "fue un shock para aquellos que han trabajado con ella, no solamente por la muerte de una mujer joven, sino por el fallecimiento de alguien en un hecho tan violento".

Bazán se desempeñó como empleada administrativa en la Embajada de Argentina en México (desde 1997 al 2001) y luego en el Consulado (del 2007 al 2017). 

"Estaba contratada por el régimen de la ley mexicana, o sea que no era funcionaria de Cancillería. Era una empleada local, que son aquellos que uno contrata en el país donde está: pueden ser extranjeros o nacionales", precisó Sabor.

"Trabajó muchos años con nosotros, en dos períodos. En el 2017 ella renunció. Entiendo que se dedicaba a hacer brokers de seguros", continuó el funcionario.

Bazán participaba activamente con la comunidad argentina y con un grupo de mujeres de nuestro país que están conectadas. Incluso, ya fuera de la Embajada, seguía asistiendo a los eventos. "El último en el que estuvo presente fue el día del fallecimiento de San Martín, en agosto, cuando estuvimos juntos. Yo la conocí en los eventos, donde nos hemos saludado", indicó el Embajador.

"Ya se hizo el velorio. Vino (a México) la madre que llegó de la Argentina. Está el ex marido aquí. Tiene dos hijos, un varón de 14 años y una mujer de 18 años. Nosotros le vamos a estar dando toda la asistencia necesaria a la familia en este momento", concluyó Sabor.

María Marta tenía 48 años. Sus allegados coinciden en que era una persona "activa". Le gustaba salir a correr, mantenía fuertes lazos amistosos, y se mostraba comprometida con causas sociales y ambientales.  

“Cuando estudiaba Derecho en la Universidad de Mendoza ganó una beca de intercambio con la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y se quedó a vivir allá. Volvió a Mendoza para rendir las últimas materias de su carrera, pero ya estaba instalada en ciudad de México”, contó uno de sus amigos.

"Generó una terrible conmoción entre todos sus amigos de la Universidad, que siempre hemos mantenido contacto con ella", dijo a TN su colega y amigo, Daniel Rueda. "Estamos hablando de una persona sumamente encantadora, con una energía extraordinaria. Era una persona muy amada", siguió.

"Siempre mantuvo un lazo con nosotros desde que fue a vivir a DF. Siempre ha estado viajando, porque su mamá y su hermana residían en Mendoza. Amaba a México como amaba a la Argentina. Se había realizado como mujer", agregó el amigo.

La madre y una hermana de María Marta actualmente residen en Mendoza. Por eso, ella solía viajar a la provincia para visitar a sus seres queridos.

Tras la noticia, su hermana, Verónica Bazán, envió un comunicado a los medios. "La familia y amigos agradecen la preocupación de todos por lo sucedido a María Marta. Sólo compartimos que está todo encaminado para esclarecerse muy pronto lo acontecido y que ella pueda descansar en paz", sostuvo.

Instalada en la capital azteca, María Marta formó una familia. Se casó con el abogado mexicano Ramón Beteta, con quien tuvo dos hijos. Desde hacía unos años estaba divorciada y vivía con los chicos en la casa donde fue asesinada, en un barrio privado de Atizapán.

Mientras trabajó en el consulado argentino en México, colaboró con mendocinos que emigraron o que viajaban por trabajo. “Cuando viajé en 2014 a México, a exponer obras de artistas plásticos mendocinos, ella me ayudó mucho en la difusión de la muestra entre el público mexicano”, dijo Rueda, que es abogado y marchand de arte.

Bazán había renunciado al consulado y trabajaba como productora de seguro. “Estaba feliz, se sentía muy bien con su trabajo y era vehemente cuando se ponía un objetivo”, describió otra amiga, desolada, por el trágico final de la argentina.

Informe: Roxana Badaloni, corresponsal de Mendoza.

PS​