Cómo fue el operativo para salvar a las orcas varadas en la playa de Mar Chiquita

Sociedad
Lectura

Este lunes cerca de las 9.30 sonó el teléfono de la sede de Mar de Plata de la Prefectura Naval. Era un vecino que alertó sobre orcas varadas en una playa de

Mar Chiquita. Le pidieron que mandara una foto por WhatsApp. En la imagen contaron siete animales. “Enviamos un equipo por tierra y otro por agua”, le contó a Clarín el jefe de esa fuerza de la ciudad balnearia, Aníbal Moya. En simultáneo, llegó al lugar personal de la Fundación Fauna Argentina, del Aquarium Mar del Plata y de Mundo Marino. También bomberos, guardavidas y transeúntes que, al poco tiempo, se transformaron en voluntarios. Cuando arribaron biólogos y rescatistas confirmaron que uno de los animales ya estaba muerto. Los otros seis fueron salvados y devueltos al mar en un importante operativo que duró cerca de cuatro horas y del que participaron más de 200 personas.

Todas las unidades y embarcaciones fueron directo al balneario La Caleta, en Mar Chiquita, justo en el límite con Mar de Cobo, a unos 25 kilómetros de La Feliz.

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes
Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

Allí se encontraron con los animales. “Un macho y tres hembras adultas (una de ellas ya fallecida) y tres juveniles”, según precisa a este diario Juan Lorenzani, coordinador de la Fundación Fauna Argentina y uno de los encargados del rescate. “Creemos que eran miembros de una misma familia, porque las orcas se trasladan juntas”, remarca el experto que se ocupó de repartir los recursos para lograr que los animales regresaran pronto al mar.

Orcas Varadas en Mar Chiquita. (Fotos: Pablo Hugo Funes – dronmardelplata)

Orcas Varadas en Mar Chiquita. (Fotos: Pablo Hugo Funes – dronmardelplata)

“Pusimos entre 20 y 30 personas por orca, para que se encargaran de movilizarlas con nuestra supervisión y con la ayuda de sogas especiales más lingas”, explica Lorenzani. Y remarca que hay que hacerlo con muchísimo cuidado para no lastimarlas.