Lucas Carrasco, un bloguero y periodista que saltó a la fama tras la pelea del kirchnerismo y el campo

Sociedad
Lectura

"Vivo en Paraná. Bebo mucho. Fumo mucho. Leo mucho. Me gano la vida como periodista. Tengo pocos amigos y muchos enemigos". Así se autodefinía el periodista y bloguero

target="_blank">Lucas Carrasco, que fue encontrado muerto este domingo en el pasillo de entrada de su casa, en Paraná, Entre Ríos, por causas que investiga la Justicia de esa provincia.

Carrasco tenía 41 años y era uno de los cinco hermanos de una familia entrerriana. Hace poco más de un mes había sido condenado por la Justicia a nueve años de prisión por abuso sexual agravado por acceso carnal. En ese mismo fallo, el Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional N° 9 de Capital Federal absolvió al periodista por otra denuncia por abuso sexual.

Carrasco esperaba en libertad que la condena a prisión fuera ratificada o rectificada por una segunda instancia judicial. Hacia 2008 su nombre había empezado a resonar cuando, en medio del enfrentamiento entre el kirchnerismo y el campo, se popularizó su blog "República Unida de la Soja", en el que se manifestaba a favor del entonces oficialismo: en los primeros años, Carrasco se mostró más alineado con las ideas de La Cámpora, de las que luego se alejaría.

x

Antes de la popularidad que cobró el blog, Carrasco había trabajado en medios -radios y canales de televisión- de Entre Ríos. Una vez instalado en Buenos Aires, fue panelista del programa "Duro de Domar" -producido por Diego Gvirtz y del que Carrasco se fue tras llamar "payaso liberal" a Amado Boudou- y tuvo participaciones frecuentes en 678.

Su cuenta de Twitter, en la que actualmente tenía casi 36.000 seguidores, era un canal en el que se expresaba con frecuencia. Sus textos se publicaron en periódicos como Crónica y Miradas al Sur, y participó en programas de Radio Nacional y Radio América.

"Ahora que mi pija es noticia" fue el título que eligió para su primera columna en el portal Noticias Entre Ríos una vez conocida la sentencia por violación. "Hay una guerra solapada. Una guerra que estamos perdiendo. Una guerra contra la estupidez", cierra ese texto.

Otra columna en ese portal, en el que Carrasco promocionaba talleres de Escritura Creativa que duraban una semana y costaban 500 pesos, se titula: "La otra versión sobre mi condena". "Presentaré la apelación y lucharé todo lo posible porque se haga justicia. Mientras tanto, merezco ser tratado como inocente hasta que haya condena firme. Si la hay. Que no creo", es el final de esa publicación.

Cargando...