Piden ayuda a Interpol y a Chile para hallar a un testigo perdido en el caso de Sofía Herrera

Sociedad
Lectura

Un misterioso testigo que podría aportar datos en el caso Sofía Herrera, la nena desaparecida hace 11 años en un camping cerca de Ushuaia, estaría viviendo

oculto en la ciudad chilena de Punta Arenas, del caso otro lado del Estrecho de Magallanes.

Fuentes judiciales y policiales detectaron que este hombre habitualmente recorre sectores muy salvajes e inaccesibles de Tierra del Fuego, cruzando el límite fronterizo sin dejar registro. Esto sumado a la información falsa de que había muerto, han demorado su convocatoria. Ahora el juez de la causa pidió la colaboración de Chile y le solicitó a Interpol emitir una alerta para poder dar con él.

Hasta ahora no se dio a conocer su nombre, pero trascendió que tiene unos 60 años y es de nacionalidad chilena con radicación en Argentina.

Sofía Herrera fue vista por última vez el 28 de septiembre de 2008 en el camping John Goodall, a 59 kilómetros de Río Grande. Allí estaba junto a su madre María Elena Delgado, su padre Fabián Herrera, dos amigos suyos, Noemí Ramírez y Silvio Giménez, y los hijos de estos de 2 y 9 años.

El Juez de Instrucción Daniel Cesari Hernández, a cargo de la causa que investiga la desaparición de Sofía Herrera. (Foto: Fernando de la Orden)

El Juez de Instrucción Daniel Cesari Hernández, a cargo de la causa que investiga la desaparición de Sofía Herrera. (Foto: Fernando de la Orden)

En noviembre de 2018, más de una década después de que se le perdiera el rastro, el actual juez de la causa, Daniel Cesari Hernández, descubrió en una de las más de 13 mil fojas que componen el expediente, el testimonio de un policía rural de Tierra del Fuego, hoy retirado de la fuerza, que contaba una conversación informal que mantuvo con un baqueano de la zona en 2008 en pleno rastrillaje.

En ese diálogo, el hombre de campo le habría indicado las causas de la muerte de la nena y el área en la que posiblemente fue enterrada por otro desconocido.

La charla figura en el expediente desde el principio de la investigación, no obstante, la Justicia no los convocó a ofrecer una versión jurada de sus palabras en ese momento.

A lo largo de los años de búsqueda, de la cual han participado la policía local, agentes del FBI, miembros del Equipo Argentino de Antropología Forense, entre otros, numerosas pistas fueron acercadas a la familia y la Justicia, pero ninguna aportó datos concretos que ayudarán a descubrir el paradero de Sofía.

Ahora este testimonio nunca investigado fue considerado de especial importancia por el magistrado, quien solicitó a la policía local que buscará al autor de los dichos.

En las pesquisas iniciales surgió que el baqueano había muerto. Un dato erróneo.

En agosto de este año el hombre habría realizado una denuncia en la Margen Sur de Tierra del Fuego -el motivo no fue difundido-, revelando así que se encuentra vivo.

La novedad entusiasmó al juez que solicitó que se lo contacte a la brevedad. La policía se topó con otro escollo: el baqueano deambulaba sin rumbo fijo por zonas vírgenes de la isla y resultaba inhallable, según les dijeron los pobladores.

Sofia Herrera fue vista por última vez el 28 de septiembre de 2008 en el Camping John Godall, en la ciudad de Rio Grande, Tierra del Fuego.

Sofia Herrera fue vista por última vez el 28 de septiembre de 2008 en el Camping John Godall, en la ciudad de Rio Grande, Tierra del Fuego.

Hace unas semanas, una información policial lo ubicaba en la ciudad portuaria de Punta Arenas, en el lado opuesto del Estrecho de Magallanes. Las acciones continúan en esa localidad desde entonces.

De acuerdo al juez Cesari los detalles aportados por el ex policía rural haciendo referencia al testimonio del baqueano son "consistentes" y ofrecerían una oportunidad única para develar qué sucedió con la niña.

El desconocido habría contado que la nena quedó atrapada por una trampa para zorros y finalmente fue enterrada en los márgenes del camping por otra persona.

Según se supo, el testigo clave es considerado un hermitaño por los habitantes del sur quienes lo conocen por el apodo de "Espanta la Virgen".

El lugar donde fue vista por última vez Sofía Herrera, en 2008.

El lugar donde fue vista por última vez Sofía Herrera, en 2008.

Fuentes del caso estiman que atraviesa rutinariamente la frontera entre la Argentina y Chile sin pasar por los controles migratorios, una práctica no tan extraña entre los que habitan zonas limítrofes.

Punta Arenas es una ciudad de unos 150 mil habitantes, que concentra buena parte de la administración pública de la XII Región trasandina y en la que las empresas petroleras de la región tienen instaladas importantes oficinas. Es una localidad muy extendida y cruzada de autopistas. El testigo podría refugiarse en uno de sus numerosos barrios alejados a varios kilómetros del centro comercial.

En Chile el hombre sería buscado por Carabineros y la Policía de Investigaciones (PDI).

"A partir de la reunión que tuve con el Comisario Inspector Calderón, Jefe de la Unidad de la Margen Sur, a cargo de la investigación,se pudo establecer que este sujeto egresó a Chile de modo ilegal por lo cual no consta el registro en migraciones, razón por la cual la búsqueda se estableció en el territorio chileno teniendo sospechas fundadas de que podría llegar a encontrarse en esa área del país vecino”, dijo el magistrado a Radio Nacional Ushuaia.

"Se habilitaron los canales necesarios para que se active el protocolo de cooperación con la República de Chile y también intervenga el área de Cancillería que realiza estas convocatorias internacionales”, agregó.

El magistrado especula con que no le va a resultar fácil dejar la zona al baqueano sin dejar rastro.

Según ha relatado en diversas ocasiones la madre de Sofía, el 28 de septiembre de 2008, los grupos familiares llegaron en dos vehículos por la mañana a los límites del camping de 15 hectáreas en el kilómetro 2893 de la Ruta Nacional 3.

Siguiendo el testimonio, los hombres del grupo caminaron buscando un espacio donde instalarse seguidos por los niños. Al volver los adultos sobre sus pasos la menor ya había desaparecido. Nunca volvieron a saber de ella.

Bariloche. Corresponsalía.

Cargando...