Quiénes son los niños influencers de Rusia

Sociedad
Lectura

Niños famosos en Instagram hay en todo el mundo, pero Rusia

está hoy en una escala ascendente en lo que a generación de influencers sub 12 se refiere. Un video de uno de ellos puede tener en apenas horas miles y miles de likes y reproducciones.

Liza Anokhina tenía 11 años cuando sus fans ya la reconocían en la calle. Ahora, con uno más, es una de las blogueras einfluencers de su edad más populares de Rusia, con 2,3 millones de seguidores en Instagram.

En un parque de Moscú, la adolescente camina y saca la lengua frente a su productor, que capta cada movimiento con el teléfono móvil. Ella, alta, esbelta y muy maquillada, se muere de risa al ver el resultado, destinado a una audiencia de entre 8 y 15 años.

"Hemos hecho las 'stories' (historias de Instagram), y ahora nos ocuparemos de TikTok", le dice el productor Ivan Bushmelev, de 25 años, refiriéndose a las redes sociales en las que está más activa y que su generación usa para comunicarse, informarse y divertirse.

En Rusia, la red por excelencia es Instagram. En número de usuarios, figura por detrás de Indonesia, India, Brasil y Estados Unidos.

Muchos de los usuarios de esta plataforma para compartir imágenes son menores que idolatran a "influencers", y de paso los enriquecen.

Algunas de estas estrellas ni siquiera tienen edad para ir al colegio y ya cuentan con millones de visitas en los videos, donde aparecen desempaquetando juguetes o golosinas. Detrás del negocio están sus padres, que prefieren para sus hijos el mundo digital a una carrera de modelo o de actor.

Nastya Vlog es una niña rusa residente en Florida cuyo canal de YouTube cuenta con 35,5 millones de suscriptores. Su padre desempeña un papel central.

Los preadolescentes y adolescentes alcanzaron el éxito con videos y comentarios en los que, por supuesto, no se nota la influencia parental.

Liza Anokhina reconoce que usa el móvil ocho horas diarias. En su cuenta de Instagram anokhina_elizabeth_2007 difunde vídeos muy pulidos, con efectos visuales y música.

"Habla bien, es inteligente y hace vídeos interesantes", explica Natalia Usasheva, de 12 años, una de las admiradoras de la bloguera mientras aprovecha para sacarse una selfie con ella.

Junto a ella, Veronika Kosynkina, también de 12 años, reconoce que aspira a "vestirse con el mismo estilo" que la bloguera, cuyas prendas a menudo llevan la marca muy visible.

Liza, hija de una abogada y de un exmilitar, evita entrar en detalles. "Ha mejorado nuestra vida", admite, "pero prefiero mantener las ganancias en secreto". Tampoco se explaya sobre el papel de sus padres en su carrera.

Los profesionales de la salud estiman que este éxito puede tener un efecto desestabilizador en niños y adolescentes. Incluso los gigantes de las redes sociales toman cartas en el asunto.

De Instagram a la TV: cómo los influencers modernizan la pantalla

Instagram ha comenzado a ocultar los "me gusta" en su plataforma en varios países para luchar contra el ciberacoso. Y YouTube prohibirá en 2020 la publicidad selectiva en los vídeos destinados a niños.

Además, como sucede con los niños actores o deportistas, pueden "desarrollar una dependencia a la popularidad, a los 'me gusta', a los comentarios, al hecho de que se hable de ellos", declara a la AFP. Pueden caer en la obsesión.

En Moscú, varios centros privados imparten cursos para mejorar el conocimiento de las redes sociales y aumentar el número de seguidores.

"Estoy continuamente a la espera de tener, por fin, un millón de suscriptores", proclama Artiom Shalovei, un alumno de 11 años de la escuela Coddy de informática para niños en Moscú.

"Para mí es muy importante a la vez ganar mucho dinero y tener muchos seguidores", afirma este niño que quiere hablar en su blog de videojuegos, de BMX. Por el momento tiene 130 seguidores.

Quiénes forman el top 10 de influencers 2019

Para la profesora Amela Shabotish, lo más importante es que los niños hablen en sus blogs de sus pasiones.

La psicóloga Viktoria Karavayeva recomienda a los padres cambiar de estrategia y en vez de limitar el acceso a los aparatos, concentrarse en el contenido.

Yulia, que prefiere no dar su apellido, confiesa estar sorprendida por las elecciones de sus tres hijos de entre 7 y 10 años: tienen preferencia por los vídeos en los que se ve a alguien abrir un sinfín de huevos de chocolate para acceder a juguetes. Las consecuencias pueden ser graves. La psicóloga reconoce haber tenido pacientes que "desarrollaban miedos". Por eso anima a los padres a dialogar sobre los temas de los vídeos.

Cargando...