Conmoción en el pueblo natal de Alberto Cortez por los brutales crímenes de dos jubilados

Sociedad
Lectura

Losbrutales asesinatos de dos jubilados en el domingo a la mañana -en un sangriento raid que terminó con tres detenidos, dos de ellos con antecedentes- conmovió al pequeño pueblo de Rancul,

en La Pampa. Los vecinos expresaron su bronca con dos marchas multitudinarias en las que hubo fuertes cuestionamientos a las autoridades políticas y judiciales.

Rancul es un pueblo de 3.600 habitantes, ubicado sobre la ruta nacional Nº 188, a 200 kilómetros al norte de Santa Rosa. Su nombre resuena dentro del mundo del arte: es el pago del cantautor Alberto Cortez, quien falleció este año.

Las víctimas fueron identificadas como Héctor Ceferino Lapettina (88) y Jacinto Tallone (79). Ambos fueron fueron atacados a golpes en sus propias casas. Lapettina fue hallado sin vida, mientras que Tallone logró ser trasladado a una clínica privada de Realicó, un pueblo vecino, donde murió horas después.

Por los crímenes hay tres detenidos, pero las sospechas de los investigadores -por la autoría material- caen sobre dos de ellos: uno de apellido Pico (19 años) y otro Quinteros (22).

Héctor Ceferino Lapettina (88) había sido intendente de Rancul, La Pampa, durante la última dictadura militar.

Héctor Ceferino Lapettina (88) había sido intendente de Rancul, La Pampa, durante la última dictadura militar.

Testigos aseguran que vieron a los sospechosos cerca de las 7 de la mañana del domingo en el boliche del pueblo. "Allí los custodiaba la policía porque siempre los tenían en la mira", dijo un vecino de Rancul. Desde allí comenzó su raid delictivo.

Poco después de las 9, un vecino le avisó a Ricardo Lapettina, hijo de una de las víctimas, que habían visto a una persona llevarse un televisor de la casa de su padre. Fue allí que le dio aviso a la policía.

La vivienda de Lapettina queda sobre calle Quintana, a pocos metros de la avenida San Martín y a unos 20 metros de la plaza central.

Tras el primer ataque, los delincuentes siguieron su camino: fueron a unos 200 metros, a la calle Sarmiento, entre Belgrano y San Martín. En ese lugar entraron a la casa de Tallone. En el lugar, se encontró todo revuelto. La víctima tenía fuertes golpes en la cabeza.

"Lo que pasó en Rancul es de terror. Es llamativa la brutalidad con la que actuaron", dijo el fiscal general Armando Agüero quien supervisó la investigación.

"Lo que pudimos reconstruir es que los atacantes fueron hacia otro lugar, en la tienda Maos (ubicada frente a la comisaría de Rancul), donde rompieron los vidrios", explicó el periodista Eduardo Honorato. 

Pico y Quinteros buscaron desesperadamente un remise para irse del pueblo, hacia Realicó. "En dos lugares los rechazaron porque 'estaban muy sacados'", contaron fuentes del caso.

El tercer detenido es otro residente de Rancul, quien finalmente accedió a trasladar a los agresores hasta la localidad de Realicó. Cerca de las 14 del domingo los sospechosos fueron detenidos en el pueblo vecino.

Héctor Ceferino Lapettina (88) era exintendente de facto del pueblo. Estuvo hasta el año 1983. Después ingresó en un partido provincial, el MOFEPA. Fue administrativo ferroviario y representante de una firma feriera, dedicada a la compra y venta de ganado.

"Lapetina tenía 88 años, pero parecía que tuviera 50. Estaba en los boliches, cuando había un karaoke en un pub se prendía cantando tangos, siempre rodeado de jóvenes", dice el periodista Eduardo Horonato. Participaba del "asado de los jueves" en el club Jorge Newbery , una barra en la que estaban los amigos de Alberto Cortez.

Vivía con su jubilación y los ahorros de su etapa de feriero. Tenía tres hijos: uno residía en Rancul, otro en Córdoba y un tercero que recorre el mundo con su trabajo de artesano.

La actualidad de Jacinto Atilio "Cacho" Tallone (79) era más modesta. Fue carpintero, junto a su hermano. Hacía trabajos por encargue en su casa, aunque en forma intermitente. Siempre fue soltero, tenía un grupo de amigos, pero participaba poco de la vida social del pueblo.

Una vez que se conoció la muerte de Lapettina y Tallone los vecinos convocaron a dos marcha, que tuvieron cerca de 500 asistentes cada una.

La casa del intendente Horacio "Minino" Castro quedó bajo custodia. Fue blanco de los cuestionamientos de los vecinos, ya que el grupo al que pertenecían Pico y Quinteros recibió ayuda municipal durante varios años.

"Los asistimos cuando eran menores", reconoció el intendente. Pero luego dijo que él mismo sufrió violencia de parte de esa banda, liderada por una joven, a quien señala como la líder de esa banda cuando quiso dejar de darles asistencia. "Me golpeó en la mandíbula y estuve varios días con problemas", dijo el intendente de Rancul.

Este lunes, la fiscal Verónica Campo imputó a los tres acusados por el doble crimen de Lapettine y Tallone por la figura de homicidio agravado, por alevosía y "criminis causa". La hipótesis es que mataron a los ancianos para ocultar los robos.

La Pampa. Corresponsalía.

DD

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

CARGANDO COMENTARIOS

Clarín

Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla ¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Clarín

Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Cargando...