El príncipe Harry y Meghan Markle se van a pasar Navidad a EE.UU. para decidir su futuro en la realeza

Sociedad
Lectura

La decisión de Harry y Meghan, los duques de Sussex, de no participar en la tradicional Navidad de los Royals en el palacio de Sandringham, en el muy británico Norfolk ,

no sorprendió a nadie. Simplemente confirmó que la reina Isabel II prefiere que la pareja tome distancia de sus obligaciones protocolares, se descomprima, descanse en un ambiente más neutral, piense en reparar su vínculo con el príncipe William y decida si quieren o no continuar con las obligaciones de la corona y la Familia Real.

“Después de pasar las últimas dos Navidades en Sandringham, sus Altezas Reales pasarán las vacaciones este año , como una nueva familia, con la madre de la duquesa, Doria Ragland”, informó su vocero.”La decisión tiene el apoyo de Su Majestad” aclaró.

Harry había llamó a la soberana ayer para comunicarle su decisión y charlar porque es uno de sus nietos favoritos. Desde la muerte de la princesa Diana, ella protege a William y Harry indistintamente.

Harry y Meghan este año pasarán Navidad en Los Ángeles. REUTERS/Toby Melville

Harry y Meghan este año pasarán Navidad en Los Ángeles. REUTERS/Toby Melville

Desde el lunes próximo , los Sussex y su pequeño hijo Archie tomarán seis semanas de vacaciones, cuyo destino es una incógnita.Puede ser África, el lugar que Harry considera su “segunda casa”, un viaje a California o Canadá, un refugio discreto como familia en Frogmore Cottage, la casa que le regaló la reina en el parque de la Familia Real en Windsor, lejos de las miradas indiscretas y los lentes de los paparazzis, para reconstruirse. Y decidir su futuro.

Es esa la casa que la reina Isabel visita mucho para hablar con Harry y Meghan, preocupada por su estado emocional, la adaptabilidad de la duquesa al reino y a las costumbres británicas , y ver crecer a su bisnieto Archie. Sus padres decidieron que no tuviera títulos de nobleza y fuera educado como un chico normal, como los hijos de la princesa Anne, la única hija de la reina. La soberana es la única que puede convencer a Harry de reconciliarse con William, su hermano.

En el documental que Harry y Meghan hicieron desde su gira a África se los vio conmovidos, presionados por la vida real y la prensa .Hablaron cándidamente de sus diferencias con William, sus “diferentes caminos” y que había entre ellos “buenos” y “malos días”. Se mostraron decididos a enfrentar la racista campaña que los tabloides británicos, encabezados por The Daily Mail, han iniciado contra Meghan. Ella inició el juicio contra el tabloide y Harry contra News International, que edita The Sun y el ex News of the World, por sus intercepciones telefónicas.

La decisión azoró a la Casa Real, que necesita la atención de los tabloides para mantener su vínculo con los súbditos y al mismo tiempo, revelar muy poco. Una relación pragmática y funcional para unos y otros. Para Harry ése es el juego que mató a su mamá, la princesa Diana. No piensa continuarlo.

Los Sussex pasarán el muy americano Día de Acción de Gracias con su madre en Gran Bretaña , en un lugar secreto. Doria Ragland, la profesora de yoga y mamá de Meghan, viajará a Londres para Justgiving para pasarlo con la nueva familia. Será la primera vez, desde el casamiento,  que celebran un día tradicional religioso norteamericano junto a su hija. No se descarta que Meghan y su mamá pasen ese día sirviendo pavo en una casa de “Homeless” de Windsor. Pero después viajarán a Estados Unidos, a Canadá y probablemente a Africa.

Probablemente busquen una casa para pasar parte del año en Estados Unidos y continuar sus actividades caritativas, como Invictus, la organización que Harry creó para los veteranos de guerra con secuelas físicas y mentales de los conflictos. Ambos son millonarios. Solo Harry tiene una fortuna que supera los 38 millones de libras esterlinas. Meghan consiguió 7 millones de dólares trabajando como actriz.

Los duques de Sussex durante una visita a una ONG en Ciudad del Cabo, Sudáfrica. DAVID HARRISON / POOL / AFP)

Los duques de Sussex durante una visita a una ONG en Ciudad del Cabo, Sudáfrica. DAVID HARRISON / POOL / AFP)

El resto de las vacaciones de los Sussex es un misterio que ellos mantendrán en el mayor de los secretos. Así como nadie supo donde fue su luna de miel o los secretos del nacimiento de Archie, nada se develará de este proyecto de familia.

El status de los Sussex es una razón de Estado para su abuela, la reina, y para la sobrevivencia de la monarquía. La reina adora a su nieto, reconoce que son dos de los más populares miembros de la Familia Real, que Meghan es la primera duquesa mestiza de la la Casa de Windsor, pero se inquieta del enfrentamiento con los tabloides y sus consecuencias.Cuando más se revele, cuando Harry y Meghan más se muestren como normales y vulnerables, su imagen más fragiliza la Familia Real, ya acosada por el rol Andrew, el duque de York, en el escándalo de pedofilia del magnate Jeffrey Epstein.

Detrás de esta guerra está el distanciamiento entre Harry y William, dos hermanos que hasta hace dos años atrás eran inseparables.La grieta se produjo cuando Meghan llegó y William aconsejó a su hermano no casarse rápidamente. Luego apareció el affaire de William con una marquesa. Harry lo increpó:” ¿Vas a repetir la historia de mamá y papá?.Tienes 3 hijos”.

A pesar de las palabras de la soberana, de los consejos del príncipe de Gales, de ciertos gestos de acercamiento de Kate, duquesa de Cambridge, el vínculo sigue roto. Harry ha decidido proteger a Meghan, aunque le cueste el vínculo con William.

Con la comunicación de los Sussex en manos de americanos que no conocen los grises y los códigos de la monarquía británica y su ancestral vinculo con la prensa, Harry y Meghan quieren hacer las cosas “a su manera”. La consiguen pero la hostilidad del Daily Mail y The Sun es legendaria hacia ellos. Es la guerra entre la cuenta Instagram de los Sussex y su información de a gotas, frente a los tabloides, que no tienen acceso y sólo opinan y difaman.

El club de defensores de Meghan ya está articulado. Hoy lo lidera la ex candidata presidencial Hillary Clinton, que no conocía hasta esta semana a Meghan pero la defendía públicamente. La duquesa la invitó a tomar el té y conocer a Archie en su casa de Frogmore Cottage en el mayor de los secretos. Pasaron toda la tarde del martes juntos y la duquesa norteamericana y demócrata escuchó los consejos de la esposa de Bill Clinton.

“De pensar que algunos de sus llamados principales medios de comunicación permiten lo que se imprime en sus páginas o se amplifica, es angustiante y equivocado” dijo Hillary Clinton para describir el conflicto de Meghan con los tabloides.

“Ella es una asombrosa joven mujer, tiene una increíble historia de vida. Ella tiene que defenderse, ha hecho su camino en el mundo. Y después se enamoró y él de ella ,y todos deberían estar celebrando porque es una verdadera historia de amor. Yo quiero darle un abrazo. Siento como madre que debería poner mis brazos alrededor de ella. Si, mi Dios, quiero abrazarla. Yo quiero decirle que aguante, que no deje que esa mala gente la tire abajo” dijo Hillary Clinton a la prensa. ”Es duro lo que está pasando ella y merece algo mucho mejor” concluyó en una conferencia en Londres.

Harry y Meghan no será los únicos Royals que no fueron a pasar Navidades con la reina.En medio de las tensiones del príncipe William con su padre y Camilla, dos veces el prefirió pasarla en las casas de los Middleton, sus millonarios suegros.

La diferencia es que Harry y Meghan no tienen la jerarquía real ni el mismo status que Kate y Wiliam, futuros reyes. Cuando la reina Isabel desaparezca y asuma el príncipe Carlos al trono, la Familia Real será muy reducida.La discusión es si los Sussex querrán o no seguir perteneciendo a ella con las obligaciones, compromisos y ausencia de emocionalidad que tal disfuncionalidad monárquica requiere para que el misterio que la mantiene sobreviva.

CARGANDO COMENTARIOS

Clarín

Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla ¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Clarín

Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Cargando...