"Pueden ejecutarlo ya", dice el abogado de Victor Saldaño, el cordobés condenado a muerte en EE.UU.

Sociedad
Lectura

Víctor Saldaño es el cordobés que lleva 24 años en el área conocida como el “corredor de la muerte” de una prisión de la ciudad de Houston, en Texas, Estados Unidos.

Está allí a la espera de que se ejecute su sentencia de muerte​ por el crimen del comerciante de Dallas al que le robó en 1995.

Este lunes, la Corte Suprema de Estados Unidos rechazó revisar su caso y así ya no hay impedimentos para que se fije la fecha de su muerte y finalmente reciba la inyección letal.

Pero una disputa entre la Cancillería argentina y Juan Carlos Vega, el abogado que representa a Saldaño desde la Argentina, rodea de polémica a una condena que dio la vuelta al mundo por haber puesto en jaque a la Justicia de un Estado que se caracteriza por su dureza.

El "caso Saldaño" es el primer precedente internacional que, según la OEA, prueba el racismo en el sistema judicial de Estados Unidos.

"Estados Unidos puede ejecutarlo ya", dice a Clarín Vega, que representó a Saldaño en gestiones ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Y por eso culpa a al canciller Jorge Faurie.

"En estos años [Faurie] no hizo nada de lo que le pedimos para defender a Víctor. Para hacer como que hizo algo, presentó este pedido de revisión, con el que yo no estaba de acuerdo y que no firmé. El canciller puso al condenado más cerca de la muerte", apunta Vega. Saldaño es el primer y único argentino condenado a muerte en EE.UU..

Faurie, dice el abogado, contrató a Johnathan Miller —un prestigioso jurista estadounidense que representa al Gobierno argentino— para que en julio presentara ante los tribunales de Estados Unidos el último recurso para que revisaran la situación. Algo que finalmente fue denegado.

"Esto fue un papelón jurídico. La oportunidad que teníamos para salvarlo era que la Cancillería le pidiera a EE.UU. que cumpliera con la única sentencia legal en este caso: la de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos", enfatiza Vega.

Se refiere a que en 2016 esa comisión de la Organización de Estados Americanos (OEA) se pronunció en contra de la condena a muerte a Saldaño. "La CIDH dijo que EE.UU. es responsable de violaciones a los derechos humanos por racismo (el caso del cordobés en 2003 llevó a la 'Ley Saldaño', que derogó la ley que adjudicaba a 'extranjeros' un grado de 'peligrosidad futura mayor' que el que se preveía para los nativos), y dijo además que el 'corredor de la muerte' no es una cárcel si no un lugar de tortura, y que [EE.UU.) debía ordenar la liberación del argentino hasta la realización de un juicio como debe ser", detalló el abogado.

La Justicia texana le dio a Saldaño la oportunidad de afrontar dos juicios. Pero en ambos lo condenó a muerte. La primera vez, en 1996, y la segunda, en 2005. Su madre apeló la primera sentencia por esa cláusula de "peligrosidad" racista y la Suprema Corte dio lugar a esa apelación.

"Nunca defendí la inocencia de Víctor. Defiendo las garantías judiciales de un cordobés, un vietnamita, un mexicano. De todos. Como si fuesen las de un estadounidense", dice Vega. Para este abogado, la condena del segundo juicio debe ser considerada nula porque Saldaño "llegó al banquillo degradado mentalmente, sin ninguna capacidad de defenderse, tras haber estado encerrado en esas condiciones más de nueve años".

En materia penal eso se llama incompetencia procesal por incapacidad de defenderse. En ese segundo juicio, Saldaño llegó a masturbarse en la sala, frente a los jueces.

"Miller trabajó diez años conmigo en la defensa de este hombre. Hasta que se dio cuenta de que era muy pesado lo que decía la OEA y prefirió defender los derechos de su patria antes que a Víctor", dijo Vega y agregó que ese abogado debe estar "cobrando una fortuna al país".

Si bien el abogado argentino de Saldaño habla de una ejecución que podría ser inminente, se maneja con ambigüedad en sus definiciones.

Aclara a Clarín que vio el listado de futuras ejecuciones publicadas en la web de la Justicia de Texas y que "de acá hasta diciembre no aparece la fecha de Saldaño". Esto aseguraría que, la ejecución no se llevaría a cabo en lo que queda de 2019. "Pero [Saldaño] puede aparecer [en la lista] mañana. No se sabe. No creo que salteen a los que ya están en la lista", cerró.

LGP

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

CARGANDO COMENTARIOS

Clarín

Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla ¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Clarín

Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Cargando...