Aborto: qué cambia con el nuevo protocolo para la interrupción legal del embarazo

Sociedad
Lectura

La Secretaría de Salud de la Nación había actualizado este miércoles el Protocolo de Atención Integral de las Personas con Derecho a la Interrupción Legal del Embarazo​. Horas después

el gobierno lo dio de baja.

Hace años que el área de Salud tiene una guía para los abortos no punibles. En 2015 se había actualizado pero ahora, y por primera vez, se había convertido en una resolución oficial.

En Argentina el aborto es legal por causales: si una mujer o niña fue violada, o si su salud o su vida corre peligro. Un protocolo sirve como guía de atención para estos casos en todos los centros de salud del país. O así debería ser. Por eso en 2012 la Corte Suprema dictó el fallo FAL en el que exhortaba a todas las provincias a adherir al protocolo. Todavía hay varias que no lo han hecho.

El protocolo había sido actualizado para darle estatus de norma jurídica, que no tiene. Y para adecuarlo a la época: incorporaba el concepto de autonomía progresiva que está en el nuevo Código Civil que se modificó en 2015, y por el cual a partir de los 13 años se considera que una adolescente puede tomar decisiones. En este caso, la de pedir la interrupción del embarazo sin que la acompañe un adulto. También tomaba nuevas recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud en cuanto a adelantos en las técnicas y medicamentos a usar ante cada práctica. 

El protocolo anulado tiene 77 páginas y fue publicado este miércoles a la madrugada en el Boletín Oficial. "Era importante actualizarlo porque incorpora al nuevo Código Civil y Comercial, el fallo FAL de la Corte Suprema, los nuevos métodos y lugares recomendados por la OMS para hacer la intervención. También se dan pautas más claras en cuanto a los derechos de niñas, mujeres y personas gestantes. Además, el protocolo defiende la salud pública y tiene un abordaje de amplitud de derechos", explicó por la mañana a Clarín el secretario de Salud Adolfo Rubinstein. Todavía estaba feliz por la publicación del protocolo y nadie le había pedido la renuncia. 

"Pero lo más importante es que hasta ahora el protocolo no tenía jerarquía de normativa, no había una resolución oficial y ahora sí la tenemos. Es fundamental que el marco normativo sea robusto, que sea una resolución ministerial clara que va a servir para que las provincias tengan una normativa nacional. Les da mayor seguridad a los profesionales para trabajar, y es un mensaje para la Justicia también, para que no se meta donde no tiene nada que hacer -sigue Rubinstein-. Es una medida importante que estaba siendo reclamada por la sociedad. Estamos diciendo que se trata de salud pública, que debe ser de calidad y sin discriminación".

Rubinstein sonrió. Admitió que sí, que podía ser su "último acto heroico antes de la retirada". "Sí, sí, puede ser. Es la retirada heroica de alguien que ha sido consecuente con lo que piensa con respecto a la salud sexual y reproductiva", contesta.

El secretario de Salud de la Nación dejará su cargo cuando cambie el gobierno, en menos de 20 días. Dice que volverá a trabajar en la sociedad civil. Rubinstein comenzó siendo ministro de Salud del actual gobierno y durante el debate por la legalización del aborto que se dio en Argentina en 2018 dejó en claro desde el primer momento que estaba a favor: "En los países donde existe el aborto legal la mortalidad materna baja drásticamente", repetía una y otra vez. Tras el debate en el Congreso y la negativa a que sea ley, el ministerio fue degradado a Secretaría y Rubinstein pasó a depender del Ministerio de Desarrollo Social. 

El presidente electo Alberto Fernández anunció que Salud volverá a tener rango de ministerio. Para ese cargo suenan dos nombres: Pablo Yedlin, ex titular de Salud de la provincia de Tucumán entre 2007 y 2015, hoy diputado, y Arnaldo Medina, médico especialista en Salud Pública de la UBA y vicerrector de la Universidad Nacional Arturo Jauretche (UNAJ).

"Definitivamente es una buena oportunidad para que todas las provincias adhieran al protocolo. La Interrupción Legal del Embarazo debe ser atendida. La Corte Suprema ha sido clarísima. Está muy bien que se haya actualizado el protocolo", agregó Yedlin a Clarín.

"La mayoría de los problemas actuales tienen que ver con la ILE (Interrupción Legal del Embarazo), no con la IVE (Interrupción Voluntaria del Embarazo). En las provincias más conservadoras del país no adhirieron o es difícil que la hagan. Eso debe cambiar. Por eso es importante reconstituir el ministerio y el Consejo Federal de Salud. Que haya un protocolo y que adhieran las provincias le da más seguridad a los profesionales para que hagan su trabajo y le deja en claro al ministerio de Justicia que no debe meterse. Hay médicos denunciados por practicar ILE", agregó Yedlin.  

Para Medina también era positiva la actualización del protocolo: "Es un gran avance. Se readecúa a los cambios del código Civil en cuanto a la autonomía a partir de los 13 años y si la niña tiene menos se trata de una violación y no requiere declaración jurada".

"Desde el punto de vista sanitario es muy bueno porque plantea que debe cuidar la privacidad y los tiempos no deben ser excesivos. También dice que la objeción de conciencia puede ser personal pero no institucional -agregó Medina-. Tiene, además, una concepción integral de la salud en el sentido biológico, psicológico y social".