A veces lo comparo con la alergia. No con una clínica sino psicológica, sui generis: la mente sobrerreacciona, no podemos aceptar el cambio de planes o la frustración, no hay lógica