Si no fuera porque nos llamábamos por países en lugar de ciudades, un poco nos parecíamos a los personajes de La Casa de Papel. México, Kuwait, España, Vietnam, Japón, Portugal,