coronavirus

Cargos y alineamiento de Roberto Baradel con los K: claves de la grieta sindical docente en el inicio de clases

Gremiales
Lectura

"La propuesta salarial no acompaña las previsiones de inflación del año y no recupera la pérdida de 2019. Es inaceptable ". El argumento retumbó y se repitió en el congreso de delegados

de la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB) que rechazó el aumento del gobierno de Axel Kicillof para los docentes bonaerenses: una suba de 16,6% en dos cuotas (marzo y junio) y el compromiso de retomar la negociación a mitad de año. Por Fabián Debesa

El razonamiento dejó expuestas las deficiencias de la oferta oficial y también las diferencias entre los gremios. El Suteba aceptó “por amplia mayoría” la fórmula de incremento salarial que llevará el mínimo del maestro de grado a 29.000 pesos en marzo y 31.000 en junio.

“Nadie prevé una inflación anual menor al 40%.¿Vamos a firmar una paritaria a la pérdida? ”, cuestionaban los maestros en el plenario de FEB. Casi en simultáneo, los secretarios generales del gremio que conduce Roberto Baradel, celebraban que "podemos empezar a construir de otra manera y defender la escuela pública". No hubo referencia a los porcentajes, la posibilidad de dejar el sueldo docente rezagado en la carrera contra la inflación y la eliminación de la reclamada cláusula gatillo.

 

La primera discusión salarial de la gestión Kicillof subrayó las diferencias en el Frente Gremial Docente, que integran además de Suteba y FEB, los privados de Sadop, Amet y el ceterista Udocba.

Baradel, alineado desde hace años en el kirchnerismo y que acompaña al gobernador en los actos oficiales se ubicó esta vez demasiado cerca de los dos lados del mostrador. Desde el primer día mostró una actitud más tolerante con la negociación. "Si este ofrecimiento lo hacía otro gobierno Suteba convocaba a tres días de paro, mínimo", analizó un ex funcionario de la Dirección de Escuelas de la gestión de Juntos por el Cambio.

No es solo una cuestión de afinidad ideológica. Por lo menos media docena de dirigentes locales de Suteba fueron designados en las Jefaturas Regionales de Inspección. Son cargos políticos para el manejo de las escuelas, la supervisión académica y el análisis de los puestos vacantes. El nombramiento requiere de la firma de la directora de Escuelas, Agustina Vila. También hay cuadros técnicos que en estos años hicieron tareas de asesoramiento para el gremio de Baradel que ahora ocupan oficinas en el ministerio de Educación provincial.

“No hay incompatibilidad y tampoco un impedimento legal”, argumentan en el sindicato.

Las discrepancias entre FEB y Suteba siempre existieron. El sindicato que se escindió de la federación en 1987 y que tuvo su cuna en La Matanza, mantuvo un perfil más político y combativo. Creció en forma exponencial en la década del 90, con su rechazo a la reforma educativa y el traspaso de las escuelas nacionales a la jurisdicción provincial. Mientras, la “Federación Sarmiento”, mantenía un pronunciado letargo y acompañaba la implementación del Polimodal, ese experimento pedagógico con destino de fracaso.

La crisis del 2001 y la implosión del sistema educativo en Provincia (con índices de repitencia y deserción crecientes, sueldos devaluados y caída del presupuesto) reunió otra vez a las dos entidades de docentes estatales. Suteba, que registra casi 65 mil afiliados y la FEB con poco más de 50 mil impulsaron el Frente Gremial para dar volumen a los planteos y reclamos. Fue una sociedad por conveniencia donde cada parte mantenía su propio perfil.

La FEB, presidida por Mirta Petrocini, tiene mayoría de representación en las filiales del interior bonaerense. Mantiene un sesgo gremial de servicio y oficinas de atención en cada pueblo de la provincia. Los delegados de ciudades alejadas al área metropolitana fueron los que traían la postura más firme de rechazo al aumento que propuso el gobierno.

 

El Suteba reúne la mayoría de los afiliados en las escuelas del conurbano. Integra la Ctera, que esta semana avaló la paritaria nacional con un aumento de los sueldos mínimos del 23% para el semestre. Sus filiales acompañan movilizaciones de apoyo a intendentes del Frente de Todos y los carteles del gremio se ven en los actos de campaña del oficialismo.

En las horas previas a la votación que debía aceptar o rechazar la paritaria de Kicillof había tensas conversaciones en las segundas líneas de ambas entidades. “La gente de Baradel está militando para que no haya paro”, reconocían delegados que llegaban desde el Gran Buenos Aires al plenario de FEB.

Kicillof podrá mostrar este lunes una cucarda en su flamante gestión. Inaugurará el ciclo lectivo 2020 sin conflicto con los maestros y con “paz social” en las aulas hasta julio.

A los gremios les quedarán cuestiones a resolver. La FEB pasó a cuarto intermedio para “seguir negociando”. Pero el gobierno, dio por cerrada la paritaria después de la aceptación de Suteba y otras entidades (Upcn, Sadop, Amet). ¿Entonces, votarán medidas de fuerza cuando se reanude el congreso de delegados?

Baradel, deberá seguir caminando sin correrse de la delgada línea que le imprime su rol de dirigente gremial con demasiados vínculos con el gobierno provincial.

La Plata. Corresponsalía

PS

fuente clarin

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Cargando...