coronavirus

Testigo en peligro: amenazan a Víctor Manzanares, ex contador de los Kirchner: “Recibí una llamada intimidatoria y es grave”

Corrupcion
Lectura

“Hola Polo, Pacheco… Armando…, vos tenés un problema de humedad”, escuchó Víctor Manzanares, el ex contador de los Kirchner, en su teléfono con GPS que controla su tobillera electrónica desde el Ministerio de Seguridad. Al principio pareció un simple llamado, pero no. Por Hugo Macchiavelli

“Lo sentí como un mensaje extraño. Luego me di cuenta de que fue un llamado intimidatorio, una amenaza”. La secuencia fue breve y contundente: sonó el dispositivo -que no es un teléfono cualquiera- apareció la voz y se cortó. Manzanares se quedó mudo, sin reacción aparente. Ni siquiera tuvo tiempo de responder.

Desde antes de su arrepentimiento -que lo llevó a convertirse en imputado colaborador-, la cabeza de Víctor Manzanares es un torbellino de datos. Pensamientos de por qué terminó en prisión, datos y nombres de quienes le dieron la espalda cuando pidió ayuda tras las rejas (incluida Cristina Fernández); ideas sobre su lealtad, moral, sobre su familia y amigos.


Pensamientos que incluyeron el suicidio y la posibilidad de cambiar de identidad. Esto lo sé por las entrevistas que me llevaron a escribir el libro "La Confesión del Contador" (de Ediciones Lea), en la que pude descubrir a un contador arcano y misterioso. Porque más allá de haber sido el profesional contable del matrimonio presidencial, Manzanares es un hombre que cuenta; que sabe contar; detallar, pensar, conjeturar y armar rompecabezas. Su juego favorito son las palabras cruzadas y los crucigramas.

La mente de Manzanares es laberíntica y enigmática. Me animaría a señalar que su extrañeza y pensamiento lateral los ha utilizado a conveniencia: no porque no haya sido sincero en su arrepentimiento, sino porque ha utilizado su introspección de manera inteligente como argumento de su propia supervivencia.

Según él mismo ha confesado en la justicia y en mi libro, el ex contador K ha sido parte del sistema de corrupción en contadas ocasiones. Siempre contadas en su obsesión por los números que palpita con la misma pasión y vocación que la religiosa. De hecho su arrepentimiento -tal como está contada por él mismo- tiene visos de conversión, de renacimiento para cumplir con Dios.

Por ejemplo, el número 22 le aparece como una pulsión escópica: está en los números de los expedientes de las causas judiciales, en los días festivos o especiales y en las claves secretas (que mantiene bajo siete llaves). Su capacidad para contar (en el sentido contable y en del relato) también le ha dado beneficios judiciales y de otro tipo.

Los números y los nombres son esenciales para Manzanares. En la introducción de mi libro sugerí que no hay un solo Manzanares: lo llaman Polo en su familia y amigos; es Alejandro para su círculo más amplio en Río Gallegos (“la ciudad del pecado” como le gusta llamarla) y, para la opinión pública, es Víctor Manzanares. Por eso el nombre “Pacheco” (mencionado en la llamada intimidatoria) le encendió una luz roja.

Recuerdo el día que visité por primera vez la casa donde vive el contador en Santa Cruz. Está bien pensada: en una esquina, sobre un terraplén, sobresale del resto. Manzanares me contó que compró el terreno y la diseñó. Es imposible no ver y no ser visto desde la vivienda. Al lado de la puerta principal -dentro de un auto a oscuras-, hay dos policías de la Federal que identifican a quien se acerca. La casa está pintada de colores pasteles y fue diseñada de tal manera que el recorrido te invita a una cocina cálida central con variados adornos en donde puede visualizarse un cartelito que dice algo así como: “Bienvenido Papá solo faltabas vos” con un corazón pintado a mano (si mal no recuerdo).

Manzanares pasa gran parte de sus días dedicado a sus hijos mientras organiza papeles y busca trabajo. Lleva los chicos al colegio con la custodia que no lo deja ni a sol ni a sombra. En general la gente lo saluda con afecto en Gallegos. Incluso valoran -no todos- que se haya arrepentido. Pero este llamado apuntó al corazón del contador. “Pacheco” es el seudónimo que usa su hijo menor.

La otra frase que escuchó en su teléfono le dijo “vos tenés un problema de humedad”. Y es cierto: durante la semana, Manzanares habló con varias personas del problema que tiene en su “oficina que está inundada”. Quien lo intimidó quería dejar en claro que saben todo.

Manzanares dejó el Programa de Protección de Testigos en mayo del año pasado por varias razones: las fuentes señalan que recibió un castigo extra cuando decidió arrepentirse que consistió en no dejarlo ver la luz dentro un calabozo tipo leonera. Y también porque quería volver con su familia (y eso no está contemplado en el Programa).

Su decisión obedece a razones similares a las de la renuncia de Leonardo Fariña, otro de los arrepentidos que también se sintió asfixiado y poco cuidado por el programa que ahora volvió a manos del Poder Ejecutivo, luego de que al fin del mandato del gobierno anterior se lo trasladase al ámbito judicial.

Fuentes especializadas señalan que es como poner al zorro a cuidar al gallinero. Esta parece ser una de las razones que impulsó al arrepentido Alejandro Vandenbroele a dejar el programa. El imputado colaborador en la causa Ciccone denunció que “se filtró información confidencial desde el programa”.

El equipo de abogados que patrocina a Manzanares encabezado por Roberto Herrera y Alejandro Baldini le adelantaron a A24.com que esta semana “harán la denuncia en Comodoro Py y ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. El llamado a Manzanares es un mensaje claro y una forma de intimidarlo”, aseguraron los letrados.

Otra denuncia que se presentará esta semana es la del bloque de diputados nacionales de la Coalición Cívica ARI, también ante la Comisión Interamericana de DDHH, para que investigue las amenazas recibidas por Manzanares: “Hacemos responsable al Presidente por su seguridad y vamos a reclamar que se investigue acerca del espionaje sobre su vida privada y las amenazas que denuncia haber recibido”, señalaron.

Manzanares presentó pruebas en la justicia durante todo el 2019. En su última declaración hizo referencia a Cristina Kirchner y el dinero que manejaba Daniel Muñoz, ex secretario de Néstor Kirchner. Incluso presentó documentos y biblioratos sobre sociedades y propiedades que el reciente fallecido juez Claudio Bonadio destacó como parte de los elementos probatorios que “le permitieron al Estado la recuperación de inmuebles de la corrupción”.

La llamada a Manzanares no es casual: la semana pasada el Tribunal Oral Federal TOF 5 aceptó las pruebas aportadas para el debate para el Juicio en las causas Los Sauces y Hotesur. Por eso el ex contador de los Kirchner está “armando” su defensa y las pruebas que presentará en el juicio. Y “armando” fue otra de los términos que recibió en el llamada. De las diez palabras, esta última no requirió mayor interpretación. Entre la información aportada por Manzanares hay una prueba que se considera irrecusable y que se detalla tanto en la justicia como en el libro La Confesión del Contador. Se llama el distracto.

El distracto, la prueba clave que demuestra el lavado K

Los expertos en Derecho señalan que para demostrar un delito basta con una prueba que pueda ser concluyente. En la causa Los Sauces, se investigan maniobras de lavado de dinero entre los Kirchner y el empresario Lázaro Báez, el mayor beneficiario de la obra pública durante el gobierno K que pasó de ser un cajero de banco a tener más de 300 millones de dólares.

En pleno centro de Río Gallegos hay una propiedad de la sociedad Los Sauces (de la familia Kirchner) que le compró en 100 mil dólares a Lázaro Báez. El propio Manzanares declaró en la Justicia que se trata de “una operación típica de lavado de dinero” que él mismo en la declaración jurada de ese momento intentó deshacer, ya que la sociedad de los Kirchner no poseía ese monto en ese año.

Por eso, Manzanares le sugirió a la expresidente hacer un distracto, un documento para evitar que se registre el delito. En 2011, Víctor viaja a Olivos por un problema con el distracto. El doctor Kirchner con Sanfelice compraron una propiedad en la calle 25 de mayo 80, en Santa Cruz, a Lázaro Báez. A él le hacen preparar el acta de directorio de Los Sauces.

El tema es que habían hecho la escritura, pero no habían comprado los dólares. No había dólares en blanco. O era una operación simulada o no había dólares en caja. Eso es algo que Víctor no puede precisar. No habían hecho la compra de los dólares. Cuando él observó ese error, Kirchner le pidió que lo arreglase. Se va entonces a la escribanía Albornoz y le pide que subsane o anule la escritura.

Albornoz le dijo que lo máximo que se podía hacer era un distracto, un acuerdo entre las partes por medio del cual convenían en que se revocara el acto antes dispuesto. El escribano preparó la escritura y pensaba llevársela a Máximo para que la firme. Dado que ese instrumento nunca se firmó, Víctor le planteó a Kirchner que ese tema era un problema. Eso es un hecho que está dentro del juicio de Los Sauces.

En esa reunión en Olivos, de la que participaron Sanfelice y Cristina Fernández, Víctor le manifiesta a la doctora que el distracto aparece en el libro de actas de Los Sauces, pero que no está firmado. Báez se había comprometido a llevar una nota donde ellos aceptaban el distracto e iban a arreglar en su contabilidad la adquisición de esa propiedad. Esa nota luego apareció y fue aportada por el doctor Beraldi al expediente.

A la salida de esa reunión, Sanfelice lo acerca a Barrio Norte, al departamento de sus suegros, y le dice que al final de los tiempos, cuando terminase la presidencia de la doctora, se le iba a entregar un departamento ahí en Buenos Aires como premio o recompensa por todo su trabajo. Eso fue en 2011, cuando terminó la reunión. Pero esa promesa nunca se cumplió.

“El tema del mobiliario, eso lo conté en primera persona… Cuando yo le digo a Kirchner que no había papeles que acreditasen lo del móvil en el hotel. Está todo en mi declaración ante Stornelli, cuando cuento la historia del contador al que fui a ver, al presidente del Panamericano.

Esos son datos nuevos. Cuando cuento lo del distracto, que está CFK y Sanfelice. Que es súper importante. Lo del distracto era que Kirchner compra un terreno a Austral Construcciones, en zona céntrica, a tres cuadras del centro puro, sobre 25 de Mayo. Lázaro Báez le vende en 100 mil dólares más o menos; hacen la escritura y todo. Cuando me llega a mí no había habido operación bancaria de pago, y en caja no había 100 mil dólares en efectivo como para justificar. Entonces, cuando me lo traen, digo ‘esto es una barbaridad’, y voy a verlo a Albornoz (era algo de Lázaro Báez, creo que el escribano), le planteo el problema, y él se fija si era un distracto. Entonces yo preparo un acta de directorio decidiendo anular la operación; y del otro lado tenían que hacer lo mismo, pero no lo hicieron. Y no formalizó la escritura de distracto. Había una reunión en Olivos en la que estábamos CFK, Sanfelice y yo; ahí es donde CFK resuelve encargarse ella de que Lázaro Báez haga una nota con fecha anterior a la que aceptaba el distracto”, detalló Víctor Manzanares, ahora amenazado.


fuente a24

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS
Cargando...