coronavirus

Coronavirus en Argentina: Alberto Fernández llamó "idiota" al surfer que se escapó a Ostende tras violar la cuarentena

Policiales
Lectura

"Vemos a un idiota que se escapó de su casa y apareció en Ostende. Esas personas van a tener que explicar mucho". Otra vez Alberto Fernández alzó la voz para criticar

a los que se toman lacuarentena por coronavirus en broma.

Así como lo había hecho en el caso del preparador físico que golpeó a un guardia de seguridad en Olivos porque le criticó que violara la cuarentena, el Presidente opinó del surfer que fue demorado y apareció en Ostende.

"Al policía, gracias. Están tomando esto con un compromiso infinitamente mayor. Por favor no cedan. Se van a encontrar con idiotas. Vemos a un idiota que se escapó de su casa y apareció en Ostende. Esas personas van a tener que explicar mucho", dijo este miércoles el Presidente.

La imagen del surfer que se escapó de Flores en Ostende. Tiene orden de captura de la Justicia Federal. (Captura de TV)

La imagen del surfer que se escapó de Flores en Ostende. Tiene orden de captura de la Justicia Federal. (Captura de TV)

Y siguió: "Las fuerzas se van a encontrar con algunos que se crean poderosos. Pero sigan haciendo lo que están haciendo. Y a los idiotas le digo que la Argentina de los vivos se terminó. Acá estamos hablando de la salud de la gente, no lo voy a permitir".

De parte del surfer, la culpa parece que siempre la tiene el ajeno. En este caso, el periodismo.

Primero fue un “Alejate, alejate... No se me acerque mucho" para los periodistas que cubrían cómo lo demoraban en la Panamericana por no cumplir la cuarentena por coronavirus. Y tras ser pescado in fraganti en Ostende, lanzó: “Todo esto es mediático. Es tristísimo lo que están haciendo”.

Se llama Federico Llamas, tiene 27 años, y es el surfer que fue demorado por la Prefectura el martes durante un control de cuarentena por coronavirus en la Panamericana, cuando viajaba a bordo de su camioneta repleta de tablas de surf tras regresar al país a través de la frontera de Paso de los Libres.

Cuando lo demoraron volvía de Brasil, en donde había estado desde el 8 de marzo. Según sus propios dichos, entró al país el 23 de marzo, un día antes de que lo parara Prefectura y lo escoltara hasta su casa de Flores, de las que se fue inmediatamente después de que los agentes se retiraron del lugar.

Fueron los vecinos los que grabaron y viralizaron un video donde se ve cómo se iba a bordo de la camioneta que aún tenía en el techo las tablas de surf.

Ante esto, este miércoles la Justicia Federal ordenó su captura. Luego, se conoció que, tras un paso por Canning -donde lo vieron cargando nafta-, siguió camino a Ostende.

Este miércoles, los vecinos de la casa donde se refugió Llamas en Ostende, lo increparon. A los gritos, mientras bajaba cosas de su camioneta, alegó que está haciendo la cuarentena en esa propiedad, que es la dirección que “declaró” cuando ingresó al país y la que le permite “circular”.

El surfer fue demorado por Prefectura en la Panamericana. (García Adrasti)

El surfer fue demorado por Prefectura en la Panamericana. (García Adrasti)

Lo cierto es que, según su abogado, Roberto Herrera, en el DNI de Llamas figura el domicilio de Flores, donde vivió de chico y a dónde lo llevaron los prefectos ayer luego de notificarle la decisión del juez federal de San Isidro Lino Mirabelli.

Lo demoraron porque estaba infringiendo los artículos 205 y 239 del Código Penal: incumplimiento de normas tendientes a evitar la propagación de epidemias y desobediencia.

Herrera contó que su defendido le explicó que ya no vivía allí: "No cambió el domicilio", dijo, y agregó que ni llave tenía, y que por eso luego se fue para Ostende, a la dirección que puso en la declaración jurada que firmó cuando entró al país.

Estoy con mi familia, es mi casa”, les gritó Llamas a los vecinos, aunque cuando le preguntaron si tenía domicilio allí, dijo que no. Ahí viviría su madre.

Se llama Federico Llamas y tiene 27 años. (Germán García Adrasti)

Se llama Federico Llamas y tiene 27 años. (Germán García Adrasti)

"Cuando entró a Pinamar, mostró la declaración jurada que hizo cuando volvió al país y lo dejaron entrar", justificó el abogado Herrera, que no pudo explicar por qué Llamas había pasado por Canning, donde vive su padre. Ahí lo vieron cargando combustible en una estación de servicio.

“Todo esto es mediático. Es tristísimo lo que están haciendo”, se quejó Llamas ante los vecinos, mientras la policía bonaerense estaba apostada frente a la vivienda.