coronavirus

Horror en Puerto Deseado: "Se suicidó porque no habrá soportado lo que hizo", dijo la hermana del principal acusado

Policiales
Lectura

“No queremos decir dónde lo sepultamos para que la gente no le haga nada a la tumba. Él se suicidó porque no habrá soportado lo que hizo. Y porque

yo creo que sabía que si salía iba a volver a hacer algo malo. Lo enterramos entre pocos. Reconocimos el cuerpo en Caleta Olivia y de allí al cementerio. Fue todo muy triste para nosotros”. La declaración es de Rosalía Alvarado, hermana de Omar, principal imputado por el crimen de un nene de 4 años y la violación de su madre en Puerto Deseado el 21 de febrero.

Omar Alvarado, de 33 años, se suicidó el viernes en su celda de la División Comisaría Cuarta de la ciudad santacruceña de Caleta Olivia, donde estaba detenido desde su traslado de Puerto Deseado, el 23 de febrero.

Los investigadores creen que el suicidio se produjo a las 20 de ese día, ya que minutos después encontraron su cuerpo durante una requisa sanitaria por la pandemia de coronavirus​. Se había ahorcado con su buzo. Por el terrible hecho que conmovió al país, también está detenido un menor actualmente internado en un instituto de La Plata.

“Pudimos realizar una despedida corta y con pocos familiares presentes, en la cual estuvieron mi marido, su hijo, su madre y la ex mujer de Alvarado. Salió de la morgue en cajón cerrado y derecho al cementerio”, dijo la mujer en declaraciones a La Opinión Austral.

Respecto a la gente que, según la mujer se “alegró” por la muerte de su hermano, dijo que “sólo me queda decirle a esa gente que espero jamás le pase nada malo, porque la vida da muchas vueltas y todo lo que sale de nuestras bocas recae en nosotros. Yo no odio ni le digo nada a la gente, a mí me crió mi abuela y su educación fue la mejor que recibí”.

En tanto, aseguró que en Puerto Deseado no recibió malos comentarios por el fallecimiento de Omar: “Mucha gente me conoce, me ayudan porque saben mi dolor y todo lo que mi hermano sufrió esa enfermedad”. Omar padecía de esquizofrenia, condición que se le manifestó cuando tenía tan solo 8 años de edad. Pasó varios años siendo tratado y estaba medicado, pero según lo que cuenta Rosalía “los medicamentos que tomaba ya no le hacían efecto”.

El 21 de febrero por la tarde María Soledad y su hijo Santino de 4 años salieron a caminar por la zona conocida como Playa Cavendish, ubicada a dos kilómetros del casco céntrico de Puerto Deseado. Habían llegado desde Salta para visitar a otro hijo de la mujer que reside allí y tiene una carpintería.

Fueron sorprendidos por Alvarado y un menor. La llevaron a una cueva existente entre los acantilados que rodean el lugar. Allí, según la investigación y la propia declaración de los imputados, Alvarado violó a la mujer. La víctima se desvaneció. La dieron por muerta y se alejaron con el niño. A pocos metros lo mataron a golpes por temor a que los reconozca. Alvarado y su cómplice fueron detenidos al día siguiente.

En Deseado se sucedieron varias movilizaciones pidiendo justicia y apoyando a la mujer: “Perdón María por devolverte a tu hijo en un cajón”, fue la frase que dominó las manifestaciones de la gente.

Rosalía expresó que su hermano “ya había intentado suicidarse en el pasado, muchísimas veces, ya no podía controlar su mente, no aguantaba esa enfermedad de mierda, él era mi mejor hermano y compañero de la vida”.

Y finalizó: “Pienso que él se suicidó porque sabía que lo iban a soltar por la enfermedad y que iba a hacer más daño. Él no quiso eso, porque si lo medicaron en la cárcel y entró en razón no habrá soportado lo que hizo”.

Chubut. Corresponsal.

DD​